Al Pacino, el actor que nunca se casó y le rompió el corazón a una diva de Hollywood

 

Cuando se lo escucha hablar a Al Pacino sobre el amor, el actor lo asocia a la idea de un gran familia, a un proyecto de vida que tuvo por mucho tiempo y que, como él mismo ha revelado con cierta melancolía, no pudo concretar. Quizá haya tenido que ver con el divorcio de sus padres cuando él era tan solo un niño. Quizá, con su ajetreada carrera que no le permitió sentar bases en ninguna parte, al igual que sus adicciones y problemas de conducta que ya quedaron atrás. En la actualidad, a sus 80 años, el actor se permite reflexionar con un tono crepuscular sobre cómo fue ver crecer a sus hijos mientras él mismo oscilaba entre la adrenalina de sus años de mayor éxito y la calma que llegó cuando el ritmo cesó.

«Sé que es complicado para un hijo crecer sin la atención de sus padres. Yo mismo no fui buen padre de Julia [su hija mayor, fruto de su relación con Jan Tarrant], y las cosas mejoraron con los gemelos [Anton y Olivia, cuya madre es la actriz Beverly D’Angelo]», reconoció. «Pero no deja de ser un placer ver cómo pasan los años en los tres. Yo apenas conocí a mi padre, la dinámica familiar me la crearon mi madre y mis abuelos en el Bronx… Tengo recuerdos maravillosos, aunque a mí me costó aceptarme», declaró el hijo de Rose Gerardi y Salvatore Pacino, cuyo primer gran amor fue la actriz Jill Clayburgh, a quien conoció en plena vibración artística, cuando actuaba en obras teatrales en Boston a fines de los 60.

Dos décadas más tarde, cuando tuvo a su primera hija con la coach actoral Jan Tarrant, Pacino ya tenía entre sus créditos a El padrino I y II, Serpico, Tarde de perros y Scarface. Ambos se conocieron cuando el actor se tomó un impasse en su carrera en 1985, tras el fracaso comercial de la película Revolución de Hugh Hudson. En 1989, nacía su primera hija, Julie Marie, precisamente en el año en que la pareja -de muy bajo perfil, y que nunca se mostraba en eventos- decidía ponerle punto final a su relación cuya génesis nunca se dio a conocer.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: