ALEMANIA CONFINA A 630 MIL PERSONAS POR REBROTE DEL VIRUS

ALEMANIA CONFINA A 630 MIL PERSONAS POR REBROTE DEL VIRUS

El Covid 19 no da tregua. Las autoridades alemanas detectaron un nuevo rebrote de 1,500 nuevos casos y optaron por por confinar de inmediato a 630 mil personas

Vista internacionalmente como un ejemplo de gestión de la pandemia de coronavirus, Alemania anunció hoy martes que volvía a confinar dos cantones, donde viven más de 600.000 personas. Lo ocurrido en el país teutón da una voz de alerta al mundo para que las autoridades no den ppr sentado que han logrado minimizar los efectos de la pandemia.

Unas 360.000 personas que viven en el cantón de Gütersloh, y unas 280.000 que residen en el de Warendorf, en el oeste del país, verán de nuevo cómo sus desplazamientos y actividades son estrictamente limitados durante una semana, para intentar contener la propagación del virus, que afecta a más de 1.550 personas de un matadero de la región. No necesitarán, en cambio, permanecer en sus domicilios.

Las agencias internacionales, así como la prensa alemana dan cuenta que al confinamiento decretado hoy martes para el distrito de Guterssioh, en el estado federado alemán de Renania del Norte-Westfalia, se sumó en horas de la tarde una ampliación que incluye también al distrito de Warendorf, donde el nivel de infecciones alcanzó la cifra de 68 por cada 100.000 habitantes, muy por encima del límite de 50 por cada 100.000 impuesto por las autoridades sanitarias.

El ministro de Salud de Renania del Norte-Westfalia, Karl-Josef Laumann (CDU), explicó que ambos distritos, que en total suman 600.000 personas, se han visto afectados de manera similar por el brote de coronavirus registrado en el matadero de la empresa Tönnies, el mayor de Europa, donde hasta la fecha se han contabilizado más de 1.500 contagios, en el mayor rebrote de la enfermedad en el país europeo.

Las nuevas medidas incluyen el cierre de cines, jardines infantiles, escuelas, centros culturales, bares, recintos deportivos y otros lugares similares, además de establecerse una estricta prohibición de contacto personal.

Los restaurantes seguirán abiertos, pero sometidos a numerosas limitaciones. Esas medidas comenzarán a regir a partir de mañana  miércoles y se extenderán hasta el 30 de junio. Las autoridades prometieron que, si es posible, se suspenderán antes.

Varios rebrotes 

“Por primera vez en Renania del Norte-Westfalia y en Alemania, vamos a volver a las medidas que se aplicaban hace algunas semanas”, indicó Armin Laschet, el dirigente de la región más poblada y más industrializada del país, durante una conferencia de prensa en Düsseldorf.

Esto supone un importante revés para Laschet, posible sucesor de la canciller Angela Merkel y partidario desde hace semanas de una flexibilización de las normas de confinamiento para ayudar a reactivar la economía.

Parte de los afectados son trabajadores procedentes de Rumania y Bulgaria, a los que Laschet garantizó una “atención cuidadosa”, teniendo presentes las dificultades que supone su situación de cuarentena, lejos de sus familias.

Al foco en torno a la empresa Tönnies se suman brotes registrados en un bloque de viviendas de Gotinga (centro del país) y de un barrio de Berlín, los que han disparado el factor de reproducción de COVID-19 a valores por encima del 2,03, pese al bajo cómputo de nuevas infecciones en el conjunto del país.

Alemania, de 80 millones de habitantes, registró hasta el momento unos 9.000 fallecidos por coronavirus, muchos menos que sus socios europeos Francia, Italia o España, y su labor ante la epidemia ha sido unánimemente elogiada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: