Alto al acaparamiento y especulación de precios de medicinas

0
46

El acaparamiento y especulación de precios en momentos de crisis siempre ha sido práctica constante de los grandes monopolios de medicinas, alimentos, papel higiénico, combustibles y otros.  En Venezuela, hace 4 años aproximadamente, las industrias productoras de papel escondieron el producto, las grandes empresas productoras de pollos y leche lo ocultaban y botaban clandestinamente, los supermercados amanecían vacíos y/o saqueados por grupos afines al impostor Juan Guaidó, las medicinas escaseaban y se disparaban los precios de equipos tecnológicos. El bloqueo promovido por Estados Unidos y el inhumano Grupo de Lima generó la peor crisis humanitaria del último siglo en el país socialista. El objetivo: “derrotar al gobierno bolivariano que preside Nicolás Maduro Moro”. Las trasnacionales y el gran capital nacional jugaron su rol para ahondar los problemas internos. La intervención del Estado fue importante para evitar abusos del poder económico.

Han pasado más de 7 años de la muerte del líder bolivariano Hugo Chávez Frías, los constantes intentos de golpe de Estado y los bloqueos salvajes no han podido tumbar al régimen. Al contrario, ha fortalecido sus equipos de contención interna y sus relaciones con Rusia, China, Irán, Cuba, Nicaragua, Argentina, México son cada vez más sólidas.

Si bien, los problemas del Perú son distintas a las de Venezuela, sin embargo, las grandes cadenas internacionales de medicinas y laboratorios muestran oportunismo y aprovechamiento en ésta crisis sanitaria. No hay solidaridad con los que menos tienen. Al contrario, hay millones de ganancias a costillas del sufrido pueblo peruano.

La cadena más grande de boticas pertenece a InRetail Perú Corp (Intercorp). Concentra a las boticas Mifarma, Inkafarma, Fasa, BTL. El conglomerado suma 2 mil 245 farmacias solo en Perú. Tiene el 18% de todas las boticas del país y el 45% de las ventas de medicamentos unitarios. Miremos cómo se comporta en el mercado: mientras el Ministerio de Salud publicaba un documento técnico que establece el uso de fármacos en el tratamiento de personas afectadas por COVID-19, entre ellos la cloroquina, la azitromicina y antirretrovirales; el precio de éstos se dispararon hasta 3, 000% en el mercado interno. El costo de una tableta de azitromicina que costaba S/. 1.00, ahora en varias farmacias principalmente en ciudades capitales departamentales cuesta de S/.17.00 a S/. 30 soles la tableta. En tanto, otras boticas hacen réplica de abusos de la trasnacional. Se deja libre al libre mercado.

Congresistas de diferentes bancadas, Fiscalía y Defensoría del Pueblo presentan el Proyecto de Ley que permite sancionar drásticamente a farmacias y boticas que especulan y acaparan medicinas. Una medida que debe ser aprobada por el pleno del Congreso y promulgada por el Gobierno Central. Sin embargo, reciben fuertes críticas por parte de voceros mediáticos –defensores del modelo neoliberal-. En tanto el Ministerio Público inicia a nivel nacional un operativo para frenar el alza vertiginosa en el precio de las medicinas. Saludamos decisiones de los diferentes estamos del Estado.

Es momento de reflexionar y tomar posición sobre el rol del Estado. Con la clase política actual es imposible pedirles cambio de Constitución y/o modificatoria del capítulo económico. Sin embargo, lo mínimo que pueden hacer es defender al ciudadano, evitar abusos de los monopolios de alimentos, combustibles, medicinas y otros productos indispensables en ésta crisis. La lucha contra el coronavirus es tarea de todos. Nadie sobra y nadie falta. Pero, no debemos avalar abusos tampoco hacerse los ciegos.

Deja un comentario

shares
A %d blogueros les gusta esto: