BENAVENTE; NO HAY QUE TENER MIEDO A SINCERAR LAS CIFRAS DE LA PANDEMIA

Luis Benavente, de VoxPopuli, explica las consecuencias del Covid-19 en términos de vidas perdidas y el descalabro que genera en la economía por el mal manejo de la emergencia sanitaria tanto en el gobierno de Vizcarra como en el de Sagasti, y el lamentable papel de la prensa que no busca el sinceramiento de las estadísticas 

Perú padecerá la mayor caída económica en los últimos cien años

El director ejecutivo de Voz Populi, Luis Benavente, lamentó que el gobierno del presidente Francisco Sagasti no sincere la cifra de fallecimientos que viene provocando el Coronavirus-19;  a pesar que bien  podría pedir al INEI, institución que tiene un gran nivel científico, hacer una estimación estadística seria para establecer el número de muertos.

“En esta emergencia, el Gobierno quiere negar lo evidente y lo que me sorprende es que los medios de comunicación no salgan al frente para  buscar el sinceramiento de las cifras qué, según las proyecciones, puede llegar a cien mil fallecidos al concluir enero”, refirió al comentar que el año pasado murió uno de cada 340 peruanos a causa del contagio.

Benavente, cuya institución acaba de hacer público un balance estadístico comparativo, en el que explica que las 95,542 muertes en exceso pueden ser atribuidas a la pandemia, recordó que el gobierno de Vizcarra puso en marcha un show mediático en abril, mayo  y junio con el único fin de buscar  el reconocimiento para su gestión, respaldado por el despliegue y los grandes titulares de la prensa.

“Si Vizcarra mostraba las cifras reales, hubiese quedado al descubierto que las medidas sanitarias eran un rotundo fracaso; además de convertir al Perú en el país con más muertes por millón de habitantes en el mundo en términos reales, y el de más caída del PBI a escala global”.

En este sentido señaló que el actual presidente continúa con esa política “y por vergüenza no quieren admitir las deficiencias en el manejo sanitario y económico, porque admitirlo sería aceptar el fracaso de esas políticas que no fueron más que parte de un espectáculo”, enfatizó.

En una conversación telefónica con Guik.pe, el analista  político señaló que le parece muy grave que la ministra de Salud Pilar Mazzetti, dijera a fines de julio del año pasado, casi medio año atrás, que a consecuencia de los contagios habían unos 44 mil muertos en su mayoría por Covid, además de hablar de sincerar las cifras “pero después no sinceró nada”.

Evaluación obligada

A la pregunta de si el Gobierno podría endurecer las medidas de control sanitario como ocurre en Europa, Benavente señaló que una decisión de ese tipo exige de una evaluación profunda porque la economía ya está bastante afectada por la caída del empleo y  la gente está desesperada.

La crisis  -continuó- se ve en  las calles de Lima y en el interior del país donde mucha gente mendiga una limosna. “Esto demuestra la real dimensión de la pobreza y la falta de trabajo; por eso el Gobierno está entre la espada y la pared y debe evaluar muy bien cada medida que tome frente.”

En otro momento manifestó su desacuerdo con la campaña del Gobierno que busca responsabilizar a la mayoría de peruanos por la propagación del virus por no acatar las medidas de bioseguridad.

“Yo divido a los peruanos en muy responsables que son los acatan el confinamiento, el uso de mascarilla y se lavan las manos; pero hay otro grupo que no tenía ingresos ni ahorros, forma parte de ese 70% de informales que están obligados a salir a buscar su sustento y el de su familia”. 

Sin embargo, apunta que a este sector no se le puede acusar de irresponsables por incumplir el confinamiento porque ellos –sino salían a trabajar- su familia quedaba en el desamparo; otro grupo carecían de energía eléctrica o de una refrigeradora para guardar sus alimentos y también se vieron obligados a salir para hacer sus compras; pero también hubo una minoría de peruanos que se dedicó a la juerga y a emborracharse.

Campaña periodística

Benavente refirió que corresponde a los medios de información (tanto a los medios escritos, radiales, televisivos y plataformas digitales) poner en marcha una campaña para llamar a la población a ser responsable ante esta crisis sanitaria cuyas consecuencias se dan con dureza en los planos económico, social y dela salud mental de miles de compatriotas.

El representante de Vox Populi recuerda que a lo largo de la emergencia que inició en marzo del año pasado, se ha notado la improvisación y las deficiencias del gobierno de Vizcarra en el  aspecto de orientar a los peruanos.

“A altísimo costo se hicieron spot publicitarios en los que se notaba improvisación, deficiencias y falta de ideas, a pesar que en otros países se habían confeccionado spots de efectiva calidad comunicacional que hubiesen servido como guía a las empresas peruanas que los elaboraron. Los que ganaron fueron los medios de comunicación”.

Recordó que –según estudios médicos- el frío alienta la propagación del virus, como ocurre en Europa en la actualidad; y el verano –en este sentido- nos favorece.

Informe de Vox Populi

En el informe  de Vox Populi se lee que el Sistema Informático Nacional de Defunciones (SINADEF) registró 181,503 muertes de abril a diciembre 2020, versus los 86,261 fallecimientos en el mismo periodo de 2019, casi la totalidad a causa de la pandemia, pero el Gobierno solo reconoce 37,680.

La diferencia entre esas cifras da un exceso de 95,242 entre abril y diciembre, que porcentualmente representa un exceso de 110.41 %, para el periodo comparado.

Sin embargo, para el Gobierno, sólo hubo 37,680 fallecieron en esos meses debido a la pandemia, con lo cual se tendría 56,562 muertes que el Ejecutivo no ha explicado. Es decir, uno de  cada 345 peruanos habría muerto por covid-19 en solo nueve meses.

En julio del año pasado, la ministra de salud Pilar Mazzetti anunció sinceramiento del gobierno respecto a la verdadera cantidad de decesos, dijo que en ese momento habría 43,000 fallecidos durante la pandemia, “la gran mayoría por covid-19”. Sin embargo, explica el informe estadístico, en enero de este año ese número obviamente ha subido de manera considerable.

 Medio año después, no se ha dado el sinceramiento ofrecido por la ministra. El gobierno tiene la opción de establecer “muertes por sospecha de covid-19”, o encargar a INEI que desarrolle una metodología apropiada y haga una estimación estadística del número de muertes por la pandemia en Perú, u otra solución razonable.

 ¿Por qué las muertes en exceso son casi en su totalidad debido a covid-19? 

Al respecto, se sustenta en el documento que, primero, porque 95,542 muertes en exceso es un porcentaje tan alto que solo se explicaría por una situación inusual como una guerra, un fenómeno natural de grandes proporciones (terremoto, maremoto, aluvión), o una epidemia. Lo único inusual que ha ocurrido es la pandemia del covid-19. Pero esa explicación puede que no sea suficiente.

De acuerdo con estudios de Vox Populi, las muertes en exceso serían casi en su totalidad por covid-19, debido a que tienen prácticamente la misma proporción por sexo que las muertes por covid-19 (70% hombres, 30% mujeres), mientras la proporción histórica registrada por SINADEF ha sido muy estable de enero 2017 a marzo 2020 (53% hombres y 47% mujeres) Esta “coincidencia” es muy demostrativa para validar la estimación estadística.

Puntualiza que en noviembre pasado, se registró el número más bajo de muertes en exceso desde abril del año pasado, con 2,330 defunciones; en diciembre la cifra subió a 3,429; y la proyección para enero es de 5,488 ¡136% más que noviembre! Esto muestra la nueva arremetida de Covid-19 en Perú. Se esperaría que esta tendencia sea revertida con las disposiciones del gobierno y la conducta responsable de los ciudadanos, y que la cifra mensual de la muerte no siga subiendo. (HGG)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: