Chile atomizada, obliga a candidatos a tejer alianzas sociales

Las encuestas hicieron su labor en Chile, como se esperaba, José Antonio Kast y Gabriel Boric se medirán en la segunda vuelta presidencial. Dos polos opuestos en un país atomizado, con el Parlamento fragmentado y una alta abstención electoral.

Pasó la primera vuelta y ningún postulante alcanzó el 30%. Kast venció con un 27,91%, casi 10 puntos menos que el 36,64% obtenido en 2017 por el entonces aspirante Sebastián Piñera.

“Esta primera vuelta demostró que ningún candidato tiene una representación plena hacia un progresismo, hacia una continuidad; claramente hay un descontento con lo que representa Piñera”, explicó Lucía Miranda, docente del Instituto de Ciencia Política de la Pontificia Universidad Católica de Chile.

En ese sentido, la doctora por la universidad estadounidense de Northwestern, Isabel Castillo, apuntó que “tradicionalmente el triunfador ganaba en todo el país, pero esta elección fue más fragmentada, surgieron una serie de particularidades locales o regionales”.

“A Boric le fue bien en el centro, pero mal en zonas rurales su votante es predominantemente urbano”, ejemplificó.

De hecho, el propio diputado admitió horas después de la difusión de resultados que fuese deseado llegar en la campaña a más sitios de Chile, particularmente a las zonas rurales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: