Columna Invitada

ENTRE LA LEY Y EL HAMBRE

Autor: Lic. Carlos Leonardo Díaz

Gerente Municipal de la Municipalidad Distrital de San Juan de Licupis

ENTRE LA LEY Y EL HAMBRE

América latina enfrenta una de las crisis sin precedentes en su historia, que requerirá un plan de recuperación de la economía más ambicioso que el plan Marshall que se dio para la recuperación de Europa posterior a la segunda guerra mundial, en la actualidad los ciudadanos se encuentran en una encrucijada entre cumplir la ley y satisfacer el hambre, midiendo el índice de riesgo de cada una de estas medidas, al parecer matar el hambre de la familias es más importante ahora; cumplir la ley es una obligación de cada ciudadano, pero las leyes deben aprobarse observando y analizando en que se puedan cumplir.

El gobierno ordena “QUÉDATE EN CASA”, pero como quedarse en casa sin no hay para el pan y los niños lloran desesperadamente y familiares enfermos sucumben ante la muerte y ni siquiera para el entierro existe el recurso. En estas circunstancias es utópico satisfacer ambas cosas. Una es de naturaleza legal y la otra es de naturaleza moral. Es legal y es obligación de todo ciudadano cumplir la ley emitida por nuestros gobernantes, es un deber moral e irremplazable de cada padre o madre atender el pedido de pan de sus hijos; sin embargo cruzar la línea de una u otra tiene sus riesgos, aquellos ciudadanos vulnerables se enfrentan a dos cosas; que te pongan multas y te lleven a la carceleta por incumplimiento, o te acuse la conciencia por hacer agonizar de inanición a tus hijos.

Ante todo esto hacemos la siguiente pregunta. ¿Habrá otro plan Marshall para la recuperación de américa latina y en especial para la recuperación del Perú?, seguramente nuestros especialistas en diferentes niveles de gobierno vienen haciendo enormes esfuerzos para consolidar y cristalizar medidas que beneficien a cada familia. Sin duda la guerra contra el COVID-19 nos dejara altos índices de desempleo, mayor desnutrición en nuestros niños y enfermedades recurrentes que agudizan conjuntamente con la delincuencia. Esta es la gran oportunidad en que las instituciones deben fortalecer la articulación para lograr el bien estar común y la paz social reduciendo las brechas de desigualdad entre todos los peruanos.

Servidores honestos y sociedades justas reclama nuestro pueblo.

A %d blogueros les gusta esto: