¿Cómo podemos mejorar el proceso de aprendizaje de nuestros hijos en la educación virtual?

Después de un período breve de descanso, las clases virtuales se han retomado en el país, y con ellas las jornadas de educación en casa. Este nuevo comienzo es una oportunidad para los padres y madres de familia, o tutores, de mejorar o pulir algunos aspectos o dificultades de la educación a distancia con el propósito de lograr un aprendizaje con el menor estrés posible para todos.

“La educación virtual, sin duda, es un reto para todos los involucrados. Los alumnos, padres de familia y docentes han tenido que adaptarse de manera inesperada a esta situación. Lo que debemos entender es que, como en todo contexto, los procesos de adaptación son diferentes, así como las dificultades que se presentan y las formas en las que se superan”, explica la Dra. María Elena Escuza, directora de la Escuela de Psicología de la Universidad Norbert Wiener.

Para brindarnos algunas pautas para mejorar o pulir el acompañamiento y asesoramiento educativo de nuestros hijos en casa, la especialista nos da las siguientes recomendaciones:

1.- Crear un buen espacio de estudio en casa. Tener un espacio con buena iluminación, ventilación, ordenado y con los utensilios de estudio cerca hará la diferencia. Es importante que nuestros hijos tomen sus clases virtuales en un ambiente adaptado a las necesidades actuales. Si la casa es pequeña es importante organizarse para que todos puedan hacer uso de los espacios sin interrumpirse.

2.- Contar con el mobiliario adecuado en casa. Las sillas de la sala, el sofá, el piso, etc., no son los espacios adecuados para tomar clases, por lo que si aún no contamos con una silla y escritorio en casa es importante priorizar su compra para generar comodidad y evitar problemas de postura.

3.- Uso de dispositivos controlado durante las clases virtuales. Los niños pueden distraerse con facilidad, es por ello que es importante evitar celulares o tabletas extra mientras realizan sus actividades virtuales.

4.- Evitar tener la televisión u otros dispositivos prendidos. Muchos niños pueden tener una televisión en el cuarto o cerca al área donde reciben sus clases virtuales, por lo que es recomendable tenerla apagada mientras están en horario escolar y así evitar distracciones.

5.- Realizar pausas. Todos necesitamos realizar pausas activas durante el día para despejarnos y así mejorar nuestra productividad. Tomar descansos de 15 a 20 minutos en el transcurso de la jornada educativa es muy favorable.

6.- Evitar clases muy prolongadas. Si bien los colegios tienen este punto en consideración, podría ocurrir que no. Si notamos que el horario de nuestros hijos no está siendo el adecuado podemos intervenir y conversar sobre el problema con la institución educativa.

7.- Motivarlos. La motivación es muy importante para el ánimo de los estudiantes. “Existen diferentes incentivos que se pueden dar, sin embargo, es positivo resaltar los logros y el esfuerzo de nuestros hijos, más en un contexto tan inusual como el actual”, explica la especialista.

8.- Adoptar una rutina para lograr organizarse de manera efectiva y cumplir con todas las actividades pendientes. Además, es importante respetar las horas de descanso del menor durante la noche.

9.-Pedir apoyo. No lo sabemos todo, por ello es importante pedir apoyo extra si algún tema o curso no es nuestro fuerte y, por ende, no podemos guiar a nuestros hijos de la mejor manera.

10.- Realizar actividades extraescolares. “Es positivo que nuestros hijos tengan intereses y actividades fuera del ámbito escolar, esto los mantendrá felices, relajados y con buen ánimo”, indica la Dra. Escuza.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: