Conoce los riesgos en Actividades Diarias

Actividades comunes como tomar el sol, manejar, usar una bicicleta o fumar, pueden representar un riesgo. Sin embargo, muchas veces no podemos renunciar a ellas. Por ello, debemos tener en cuenta que se han desarrollado acciones o productos que nos permiten reducir el riesgo de realizar estas actividades.

El bloqueador solar es un claro ejemplo de estos productos. A pesar de que la luz solar nos brinda muchos beneficios, también nos expone a riesgos como contraer cáncer a la piel. Es así que el bloqueador solar se ha convertido en esa herramienta que a diario nos permite mitigar los efectos del sol en nuestro cuerpo.

De la misma forma, hay personas que deciden continuar consumiendo tabaco y no quieren exponerse a los efectos adversos de fumar; pero desconocen las opciones que disminuyen el riesgo. Según la OMS, actualmente hay 1.100 millones de personas que a pesar de conocer los riesgos deciden continuar fumando, por lo que deben contar con alternativas que, científicamente comprobadas, permitan reducir el riesgo de enfermedades o de exposición a sustancias dañinas.

A continuación, algunas recomendaciones de cómo podemos reducir el riesgo al exponernos al sol o fumar:

Use productos que estén científicamente comprobados y con todos los permisos para poderse comercializar: es importante que tanto lo que usamos para nuestra piel como los dispositivos electrónicos de reducción del riesgo para el consumo de tabaco cumplan con todos los requisitos de ley y por supuesto comprarlos en lugares que estén autorizados para su venta.

Informarse sobre las recomendaciones y buen uso de estos productos: siempre hay que buscar la mayor cantidad de información sobre los productos que se usan en la piel o que pueden afectar nuestra salud. Eso sí, información de sitios confiables, de estudios científicos y de especialistas en el tema.
Siga las recomendaciones de uso: siempre siga las recomendaciones de uso del producto, por ley el fabricante debe incluir en las etiquetas o envases algunas recomendaciones y advertencias que son fundamentales para que efectivamente se cuente con la efectividad que se espera.

Reducir el riesgo en actividades cotidianas ya es posible y casi que necesario, por lo que debería ser estudiado con más detenimiento. Al final, como consumidores adultos es importante ser conscientes de los riesgos a los que nos exponemos con algunas actividades y de igual manera, buscar alternativas y productos que contribuyan a disminuir los riesgos asociados a las actividades que realizamos como tomar el sol, manejar o consumir tabaco.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: