Considerada la mujer más bella de Europa, tuvo una millonaria fortuna y murió en la pobreza

Toda Europa la conocía como ‘la bella Otero’. Ella decía que su único nombre era Carolina, aunque realmente se llamaba Agustina Carolina del Carmen Otero Iglesias. Fue considerada una de las mujeres más bellas y adineradas del siglo XIX y parte del XX, pero a pesar de tener tanto dinero acabó muriendo en la pobreza.

Nació el 4 de noviembre de 1868 en Galicia, al extremo noroeste de España. Sus primeros años estuvieron pegados a la pobreza y al infortunio. En 1879, cuando tenía 10 años, sufrió de abuso sexual en los exteriores de Valga, su pueblo. Un hecho que la marcaría de por vida.

Según el parte médico, quedó estéril tras sobrevivir al abuso. No recibió apoyo de sus familiares ni de los vecinos, por lo que, cansada del desprecio y machismo imperante en la época, se marchó de su comunidad. Hay diferentes versiones de lo que vino después, en lo único en lo que coinciden las diversas narraciones es que, pocos años después, apareció como bailarina en Barcelona y rebautizada como Carolina Otero.

En la ciudad condal, en 1989, con 21 años, conoció al empresario estadounidense Ernest Jurgens. El hombre, que quedó impresionado con su belleza, invirtió parte de su fortuna en ella. Le contrató profesores de idiomas, danza y canto y la llevó a la cima del espectáculo. Su talento luego pasó a vislumbrar en París y en Nueva York.

“Es una condesa, pero algunas personas dicen que esta asombrosa joven española se llama a sí misma simplemente Otero y dejó su título a un lado”, consignó el diario Evening Sun en 1890. Luego pasaría a recorrer más capitales de Europa y Sudamérica. Agustina ya no era conocida como Carolina, ahora era ‘la bella Otero’.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: