DE ESTO Y DE AQUELLO

Cristhian Lozano Hernández

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Educación y educación ambiental desde la perspectiva legislativa peruana.

El término Educación, es definido por la Ley N.º 28044 (2003), Ley General de Educación, de la siguiente manera:

La educación es un proceso de aprendizaje y enseñanza que se desarrolla a lo largo de toda la vida y que contribuye a la formación integral de las personas, al pleno desarrollo de sus potencialidades, a la creación de cultura, y al desarrollo de la familia y de la comunidad nacional, latinoamericana y mundial. Se desarrolla en instituciones educativas y en diferentes ámbitos de la sociedad (art. 2).

Al leer este concepto, advertimos que aquel proceso de aprendizaje y enseñanza mediante el cual la ley denota a la Educación, está orientado a mejorar la convivencia de los miembros de una comunidad y también entre comunidades, en paralelo al desarrollo de las capacidades de los individuos. Evidentemente, para que esto pueda ser realizable, la educación debe incluir la promoción de valores como el respeto y de principios como la interculturalidad y la inclusión descritas, entre otros, en la precitada Ley:

La interculturalidad, que asume como riqueza la diversidad cultural, étnica y lingüística del país, y encuentra en el reconocimiento y respeto a las diferencias, así como en el mutuo conocimiento y actitud de aprendizaje del otro sustento, para la convivencia armónica y el intercambio entre las diversas culturas del mundo (art. 9, literal f).

La inclusión, que incorpora a las personas con discapacidad, grupos sociales excluidos, marginados y vulnerables, especialmente en el ámbito rural, sin distinción de etnia, religión, sexo u otra causa de discriminación, contribuyendo así a la eliminación de la pobreza, la exclusión y las desigualdades (art. 9, literal c).

Además, como manifiesta otro de los principios de la Ley General de Educación, concretamente el principio de conciencia ambiental, para hacer efectiva una convivencia armónica, es necesario involucrar en este proceso ciertas consideraciones ecológicas referentes al cuidado y preservación del ambiente y sus componentes en pos de la consecución de un auténtico aprovechamiento sostenible de los recursos que prevenga la degradación de la calidad de vida: “La conciencia ambiental, que motiva el respeto, cuidado y conservación del entorno natural como garantía para el desenvolvimiento de la vida.” (art. 9, literal g).

La Ley General del Ambiente, por su parte, define a la Educación Ambiental de la siguiente manera:

Proceso educativo integral, que se da en toda la vida del individuo, y que busca generar en este los conocimientos, las actitudes, los valores y las prácticas, necesarios para desarrollar sus actividades en forma ambientalmente adecuada, con miras a contribuir al desarrollo sostenible del país. (Ley N° 28611, 2005 art. 127.1).

De acuerdo con esta definición la educación ambiental es vista como un proceso constante; siendo su objetivo la cobertura total de la población, en cualquier etapa de vida de las personas. De igual manera, conmina a los profesionales, autoridades, instituciones y organizaciones encargadas de educar a las comunidades, a hacerse de las herramientas adecuadas para garantizar su aprendizaje y la adquisición de las actitudes ecológicas requeridas.

A %d blogueros les gusta esto: