DE ESTO Y DE AQUELLO

Cristhian Lozano Hernández

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

LA CORRELACIÓN ENTRE CAMINAR Y LA CREATIVIDAD

Parte 3

Como se mencionó en la publicación anterior, en el año 2014, la universidad de Stanford fue sede de un estudio realizado por la doctora en Psicología Educacional Marily Oppezzo y el doctor en Filosofía Daniel L. Schwartz, titulado: Give Your Ideas Some Legs: The Positive Effect of Walking on Creative Thinking. A continuación, se continua con la descripción de este estudio.

En el último experimento se optó por la aplicación de una prueba diferente, denominada Barron’s Symbolic Equivalence (BSE) task, cuyo propósito es generar analogías de expresiones o imágenes específicas a manera de símbolos, para determinar su equivalencia. Opezzo y Schwartz eligieron este test, porque el BSE constaría de mayor complejidad en comparación con el de GAU, pues, según sus palabras, este último “solo requiere identificar un atributo superficial y utilizarlo para determinar un uso” (p. 1147).

La cantidad de intervinientes estudiados fue de cuarenta adultos repartidos, una vez más, en un total de cuatro grupos, pero, en esta oportunidad se compararon los resultados de los ambientes interior y exterior; de esta manera, las personas de los grupos uno y dos fueron ubicadas dentro de una estancia sentadas y caminando, respectivamente; mientras que los grupos tres y cuatro se situaron en el exterior caminando y sentados. En el caso del último grupo, los participantes estuvieron sentados en sillas de ruedas empujadas por otras personas con el objetivo de mantenerlos en movimiento. A estas alturas, los resultados fueron categóricos: el hecho de caminar, ya sea en el interior o el exterior, tuvo gran repercusión en la ideación creativa, pues, como señala el estudio, el noventa y cinco por ciento de los miembros de estos grupos generó, por lo menos, una analogía de calidad; a diferencia de los grupos que realizaron los test sentados, en los cuales solo el cincuenta por ciento de sus integrantes pudo crearlas. Hay un punto muy interesante en lo que concierne al grupo que caminó en el interior: los resultados de sus integrantes fueron, en general, semejantes al de los que caminaron en el exterior, pues superaron ampliamente incluso a los participantes que se movilizaron en sillas de ruedas al aire libre. Este hecho comprobó dos cosas: primero, el movimiento no tiene influencia en la creatividad y en segundo lugar, si bien el ambiente exterior tiene efectos de mejora en los procesos cognitivos, la creatividad es estimulada directamente por la actividad de caminar.

Para finalizar, podemos extraer tres conclusiones principales del presente estudio:

  1. Caminar incrementa, al menos, en un ochenta por ciento la producción de ideas creativas.
  2. La actividad de caminar tiene un efecto residual en el pensamiento creativo después de haberla culminado.
  3. Si bien el entorno exterior favorece la cognición, es concretamente el hecho de andar lo que favorece la creatividad.

Nota: La presente constituye la última fracción de un documento que, por su extensión, se ha dividido en tres publicaciones.

 

 

A %d blogueros les gusta esto: