Del decir al hacer: ¿Qué es el storydoing? Por Karol Luciano Méndez

De inicio, podemos considerar al storydoing como el siguiente paso del storytelling; lo que significa que aparte de contar una buena historia, se logre involucrar al cliente para que tome protagonismo y perciba los valores de la marca. Esta herramienta utilizada en marketing transporta al cliente hacia una experiencia real.

Para ejemplificar el storydoing, podríamos citar el ejemplo de Coca-Cola, que creó un “cajero de la felicidad”, el cual regalaba 100 euros a cambio de que la gente se “comprometiera” a compartirlos. Quienes aceptaban, podían realizar algunas de las sugerencias del cajero, esto podría ser: comprar pañales para una embarazada, juguetes para un niño o soltar balones en una loza deportiva. Esto motivó a que las personas cumplan estos retos y mostraran sus videos en redes sociales, haciendo extensivo el mensaje de compartir, promovido por la marca.

Entre otros ejemplos, podemos ver también el caso de Warby Parker, marca estadounidense de lentes, que anunciaba que al hacer una compra de su producto, ellos se comprometían a donar un par de gafas a quien lo necesitase en los países en vías de desarrollo. Esto resonó mucho entre la gente, más aún entre los jóvenes, que valoraban esta innovación social y se sentían parte de hacer una buena acción.

Con estos ejemplos, se demuestra que se puede conectar con los clientes, involucrándolos en las acciones que tienen un impacto mucho mayor en su entorno. Pero, ¿cómo empezar a hacer storydoing? Aquí algunas claves:

Analiza y conoce los gustos e intereses del público para crear experiencias únicas.

Transmite los valores de tu marca de una forma honesta para que sea percibida con autenticidad.

Piensa en los clientes como protagonistas para que vivan la historia desde el primer lugar.

Proyecta una emoción, el fin es que la gente se emocione y quiera ser parte de algo más grande.

Utiliza las redes sociales y los medios para maximizar estas historias.

¡También te puede interesar! Soy relacionista público. Y eso, ¿qué significa?

Teniendo esto en cuenta, vale decir que algunas de las ventajas más resaltantes del storydoing son que las marcas consiguen mayor credibilidad, tienen un posicionamiento positivo, generan comunidades fieles y una repercusión orgánica, ya que las experiencias serán compartidas por los mismos clientes y esto motivará a más personas a involucrarse con ellas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: