DESCENDER EN PERÚ NO ES LO MISMO QUE IRSE A LA BAJA EN ARGENTINA

DESCENDER EN PERÚ NO ES LO MISMO QUE IRSE A LA BAJA EN ARGENTINA

Por Juan Carlos Hurtado.

Hay que ponerse en el peor de los escenarios, y si bien Alianza Lima tiene una legión de hinchas que estarán en las buenas y en las malas con su equipo, en Perú la Segunda División puede ser un real infierno para un equipo tan grande como Los Blanquiazules.

Juan Carlos Hurtado.

Alianza Lima depende de si mismo para salvar la categoría este sábado, sin embargo (no es una frase hecha) ese es el gran problema por el bajo nivel y la mentalidad tan frágil de los jugadores del plantel. En La Victoria, algunos fanáticos dejaron el optimismo de lado y se colocan en el peor de los escenarios, pero no es igual irse a Segunda División en el Perú que bajar en Argentina o Brasil, tal cual le ha pasado a River Plate, Independiente, Inter de Porto Alegre, Cruzeiro, Palmeiras o Corinthians.

Creer que si Alianza Lima baja volverá tan fuerte como River Plate que luego lo ganó todo es una utopía. Voy a tratar en esta nota de delimitar que irse a la baja en Perú en realidad es un crudo infierno para un club tan popular, a eso debemos sumar que estaremos aún con restricciones para ir a los estadios y faltará ese aliento que muchas veces hizo ganar partidos a los victorianos.

River Plate en el 2011 perdió la categoría por malos manejos dirigenciales, algo similar a lo que está viviendo Alianza Lima en el 2020, a eso hay que sumar que en cierto momento la situación sobrepasó a Los Millonarios y ni con su gente en las gradas podían recuperar la mística dentro de un campo de juego.

Los rioplatenses no tenían mal equipo, pero en el fútbol hay condimentos que pueden desmoronar un plantel y desde ahí solo se regresa con mucha actitud, pero debes reaccionar a tiempo porque los rivales también se mentalizan para no ir a la B.

En Segunda, River igual tuvo un gran equipo, eso permitió que solo dure 1 temporada en Segunda División. El técnico fue Matías Almeyda, ahora comandando a San José Earthquakes, y regresaron futbolistas identificados para borrar la mancha de la historia del club como David Trezeguet, Fernando Cavenaghi y Alejandro Domínguez.

Hay que tomar en cuenta la cantidad de equipos tradicionales que hay en Argentina, factor que te permite tener un campeonato de ascenso atractivo televisivamente. En el país del tango y el fernet se respira fútbol como no se hace en el Perú y la cobertura de los medios permite sostener hasta campeonatos de tercera división, noten que nuestros clubes hasta hace unos años se reforzarban con jugadores de estas categorías e incluso venían como fichajes estelares de los grandes.

En Perú irse a la baja puede ser realmente un infierno, más allá de las pérdidas económicas (muy considerables) y no contar con las tribunas para tener la taquilla por la pandemia, hay un evidente bajón futbolístico y se juega totalmente distinto a Primera con jugadores veteranos y con la variación de un torneo que aún no se afianza por los constantes cambios de formato.

Clubes como Sport Boys, Juan Aurich y Cienciano han navegado varios años en el ascenso por las pérdidas económicas que implica irse a Segunda, si bien Alianza Lima tiene un mejor soporte que estos equipos, no se sabe cuántos jugadores realmente van a resignar salarios fuertes de Primera División para estar cobrando mucho menos en la Segunda. El plantel será totalmente distinto y eso ya te mete a un infierno totalmente diferente que irte a la baja en países tan futboleros como Brasil y Argentina.

No es sano para el fútbol peruano que un grande como Alianza Lima pierda la categoría, si bien todos queremos que en cancha se resuelva todo con la transparencia del caso, es real que nuestra pelota va a sufrir un severo impacto desde lo económico. Lo que representa el equipo blanquiazul para el Perú puede desangrar a la Liga 1 y es una realidad.

Es noble que muchos hinchas aliancistas piensen que irse a la baja es parte del fútbol, lo van a hacer con honor y volverán más fuertes, pero yo en realidad si tuviera que irme a la ‘B’ en uno de los países donde menos quisiera hacerlo es en el Perú.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: