DESDE EL NORTE

MBA. Carlos Vargas.

carlosvargas_58@hotmail.com

Control de Precios: Remedio peor que la pandemia.

En mayo del año pasado escribí un artículo en Panorama sobre el Control de Precios debido a que el Poder Ejecutivo y Legislativo pretendían dar una ley para controlar el precio de las medicinas sustentado en un “análisis técnico de costo”. En ese momento había escases de medicinas, ante el aumento de su demanda por la pandemia, originando que muchos laboratorios, farmacias, se aprovecharan y subieron el precio de las medicinas.

Comentaba que los precios, no suben por arte de magia, suben porque los bienes y servicios se ponen escasos ante una externalidad como una emergencia como el fenómeno del niño, terremoto, interrupción de carreteras, pandemia que hace variar las condiciones de Oferta (disponibilidad de medicinas) y Demanda (mayor compra de medicinas). Los precios suben al darse una demanda excesiva, digamos, del Paracetamol que se agota y no hay en las farmacias, aparece en el mercado negro y sube de precio. Recuerden, la medicina más cara, es la que no está disponible en la farmacia, y tenemos que desplazarnos en su búsqueda perdiendo tiempo, dinero y llegar tarde a auxiliar al familiar o amigo

Los controles de precio nunca han funcionado, las mismas que alteran el mercado originando: escasez, mercado negro, inflación, hambre, menor producción, etc. Dudo que alguien pueda dar un ejemplo en el Perú o del extranjero en donde el control de precios haya logrado que los precios no se disparen y los productos no estén escasos. El Perú, en teoría, quedó “curado» del control de precios desde la época del gobierno del general Velazco y Alan García, este último originó escasez, mercado negro, hiperinflación, aumento del tipo de cambio, pobreza, reducción del PBI, migración y hambre.  También en la Argentina actual y a la de los mediados de los 70s o en Venezuela de Chávez y actualmente con Maduro. Podemos regular los precios, como es el caso del tipo de cambio en donde el BCR interviene regulándolo, pero jamás controlándolo.

Pero ¿cómo ayudamos al mercado a regular los precios?

  1. Incentivando la competencia que originará que el mercado se equilibre y los precios se reduzcan debido a la mayor competencia. La subida de precios incentiva la mayor producción/importación de bienes más demandados, aumenta la oferta y obliga la rebaja de los precios. Esto sucede, por ejemplo, con el precio del espárrago, cebolla o arándanos que si en la cosecha anterior tuvieron un precio espectacular en la siguiente temporada sembraron más de estos productos y el precio se redujo por una mayor oferta perjudicando a los agricultores. También se dio el caso en empresas de otros giros, que incursionaron en la producción de bienes escasos, debido a su creciente demanda, como el de mascarillas quirúrgicas, en donde empresas peruanas empezaron a producir, el año pasado, lo que obligó su reducción de precios.
  2. Agilizar los trámites administrativos de importación y de registros sanitarios, reducción de aranceles a importación de productos, insumos u otros de productos sensibles durante emergencias.
  3. Indecopi deberá fiscalizar, fortalecer y regular las prácticas que atenten contra el libre mercado como la concertación de precios y cantidades de productos a ofertar

Hasta ahora no hemos tratado el precio del dinero. El precio del dinero es la tasa de interés que el banco nos cobra por un préstamo o la tasa que nos paga por nuestros ahorros. El Congreso, el 10 de marzo, aprobó por insistencia Ley que fija topes a la tasa de interés de las operaciones activas (créditos bancarios) que busca “proteger de la usura” a los consumidores del servicio financiero y encarga al BCR fijar las tasas de interés, máximas y mínimas, semestralmente para operaciones de créditos bancarios como préstamos personales, tarjetas de crédito, Mypes y otros.

Pero ¿Esta ley está bien?

Unos especialistas dicen que esta ley está mal, que el estado intervendría en una economía social de libre mercado y que perjudicará, especialmente, a las Mypes que tendrán que recurrir al crédito informal que es más caro. Otros dicen que está ley está bien, que en otros países existen estos límites como Chile, Uruguay, Colombia, USA, Reino Unido, que somos uno de los países con mayores márgenes bancarios (diferencial entre tasas pasivas y activas) a nivel mundial y que el Estado peruana interviene en otros sectores de la economía regulando el precio de los combustibles, telecomunicaciones, agua potable y otros.

Creo que esta ley es reiterativa. Me explico

En la propia Ley Orgánica de creación del BCR, DL 26123, artículo 52, dice “El Banco propicia que las tasas de interés de las operaciones del Sistema Financiero sean determinadas por la libre competencia, dentro de las tasas máximas que fije para ello en ejercicio de sus atribuciones. Excepcionalmente, el Banco tiene la facultad de fijar tasas de intereses máximos y mínimos con el propósito de regular el mercado”.

La Ley que regula el Sistema Financiero y Sistema de Seguros de la Superintendencia de Banca y Seguros (SBS), N°26702, artículo 9 dice “Las empresas del sistema financiero pueden señalar libremente las tasas de interés, comisiones y gastos para sus operaciones activas y pasivas y servicios. Sin embargo, para el caso de la fijación de las tasas de interés deberán observar los límites que para el efecto señale el Banco Central, excepcionalmente, con arreglo a lo previsto en su Ley Orgánica”.

Entonces el BCR y la SBS sí pueden tomar medidas excepcionalmente sobre el tema, sin pedir modificaciones a ninguna ley. El BCR, en el Artículo 52 de su propia Ley Orgánica de creación, establece que puede fijar tasas de interés mínimas y máximas para regular el mercado. Si el momento actual que vive nuestra economía, originado por la pandemia, no es un periodo excepcional para ejercer esta atribución, será muy difícil que el BCR aplique después esta facultad.

Para para bajar la tasa de interés sosteniblemente, sin afectar el flujo de crédito se debe hacer dos cosas en paralelo: disminuir la concentración bancaria reduciendo las barreras de entrada de nuevos jugadores (un banco Chino tiene autorización desde hace más de un año para iniciar operaciones en el Perú), y que el BCR ponga límites de usura a las tasas de interés.

Si las entidades reguladoras, BCR y SBS, no toman medidas que son de su competencia, de acuerdo a su Ley Orgánica, sin modificar ninguna ley, no nos quejemos después que aparezcan tendencias populistas, radicales que intentan traerse abajo el modelo de economía social de mercado o cambiar la Constitución y que el remedio sea peor que la pandemia.

A %d blogueros les gusta esto: