Diálogo de café

¿PORQUE CRECEMOS CON EL COVID19 Y QUE HICIMOS MAL?

Son las preguntas que nos hacemos diariamente  cuando vemos o escuchamos que los medios de comunicación nos dan sobre el crecimiento de infectados en el Perú y su nivel de mortalidad, que aunque sostenidamente, sigue creciendo.

Una total falta de cumplimiento cívico de la ciudadanía es lo que ha marcado el derrotero de una emergencia que se hizo en su oportunidad pero que fracaso por una población mayoritariamente informal que no acepta las normas que está acostumbrada a saltearlas.  Las personas también terminaron abarrotando los bancos, los mercados, los centros comerciales  cuando intentaban acceder a los fondos de ayuda para el coronavirus, alimentos y compras superfluas.

El paquete de estímulo del Gobierno para ayudar a millones de las familias más vulnerables de Perú fue una buena idea, pero su distribución estaba mal diseñada, según analistas independientes que manifestaron que los alcaldes hicieron su propio juego político.

En un informe del año pasado, la agencia que regula los bancos de Perú informó que solo alrededor del 38% de los adultos tienen una cuenta bancaria. La falta de acceso al sistema financiero significa que la mayoría de los receptores de ayuda tienen que ir personalmente a los bancos para obtener su dinero.

Por lo tanto no era difícil anticipar el comportamiento de las personas en su intento de acceder a esta ayuda. En cambio, estas políticas causaron daños innecesarios al inducir a las personas a reunirse en grandes multitudes en los bancos.

Los peruanos también en un gran porcentaje  trabajamos de maneras que simplemente no se pueden conciliar con el distanciamiento social, más del 30% de los hogares en Perú viven en condiciones de hacinamiento, con cuatro o más personas durmiendo en la misma habitación.

Y más del 72% trabaja en la economía informal, según el Instituto Nacional de Estadística e Información INEI. Para aquellos que viven el día a día en el sector informal, ganar un ingreso a menudo depende de salir a trabajar y no aislarse.

Esto, combinado con las necesidades de millones de personas para obtener alimentos y otros artículos en mercados concurridos, fue una mezcla explosiva que nos está detonando en nuestra cara. Este tema de informalidad de la mayor parte de la economía del Perú nos está pasando la factura.

Todo esto es una lección aprendida de la respuesta a la pandemia y  es que las personas debemos cambiar ciertos comportamientos sociales que han causado mucho daño. Hay que iniciar una nueva estrategia de implementación de los hospitales, centros de salud y postas médicas para construir una política de prevención que va a permitir construir una salud para todos y sobre todo para cuidar a los más pobres.

 

Este tipo de comportamiento es individualista, egoísta… ignorando lo que sucede a nuestro alrededor, y precisamente lo que nos ha provocado esta situación, no solo en Perú, sino en todo el mundo”, dijo el Presidente Vizcarra, pero que medidas propone para cambiar esta situación muy rel del país. Está en su cancha iniciar una real reforma de la salud y la educación es ahora, no se quiere esperar. Es momento de darle formalidad al país, es necesario trabajar en la docenas de miles de peruanos micro empresarios peruanos que quieren que el estado no los reprima sino los acoja en la legalidad para construir un futuro de esperanzas para sus familias.

Pero tenemos que advertir que no se debe culpar demasiado a la gente. Los problemas subyacentes que la pandemia ha dejado al descubierto no son nuevos. Si bien puede parecer un misterio para algunos, no lo es. ALMA

 

 

A %d blogueros les gusta esto: