Durante la pandemia por el Covid-19 se continuó atendiendo a los menores bajo estricto protocolo de bioseguridad

Durante la pandemia por el Covid-19 se continuó atendiendo a los menores bajo estricto protocolo de bioseguridad

INSN BREÑA BRINDA TRATAMIENTO A MÁS DE 60 NIÑOS CON ENFERMEDADES RENALES CRÓNICAS

Hace ocho años la vida se Charito dio un giro de 360 grados al ser diagnosticada con insuficiencia renal crónica, condición de salud que la trae una vez al mes desde Trujillo, La Libertad a las instalaciones del Instituto Nacional de Salud del Niño en Breña, otro caso es el de Leonnel de nueve años, quien tres veces a la semana acude al programa de Hemodiálisis para conectarse a la máquina de la cual depende su vida; debido a ello, él y su madre se trasladaron a Lima desde el centro poblado de Pachachaca, provincia de Huari, región Ancash.

El INSN cuenta con la especialidad de Nefrología Pediátrica hace más de 50 años y dentro de ella el Programa de Diálisis Infantil. “El servicio de Nefrología está hecho para cubrir patologías renales simples y complejas, una de las más importantes es la insuficiencia renal terminal que significa reemplazar la función renal con algún tipo de tratamiento y para eso están la diálisis peritoneal, la hemodiálisis y por último el trasplante renal, sin esos tratamientos el niño no podría continuar viviendo”, manifestó la Dra. Gisela Pimentel, jefa (e) del servicio de Nefrología.

Este tratamiento se brinda de manera ambulatoria, es decir el paciente está en casa, no hospitalizado. En el caso del programa de hemodiálisis, los niños acuden al INSN dos o tres veces por semana; en cambio en el programa de diálisis peritoneal, luego de adiestrar a los familiares del paciente para que realicen el procedimiento en casa vienen una vez al mes para evaluación médica.

“Lo que hacemos es brindar una terapia de reemplazo renal de acuerdo al grado de disfunción que ellos tienen, muchos pueden ser agudos como crónicos en tratamiento, y durante esta pandemia hemos aplicado protocolos de bioseguridad más estrictos”, acotó la Lic. en Enfermería Consuelo De La Cruz, quien lleva tres años trabajando en la atención de estos pacientes crónicos.

Recuerda además, que durante los primeros meses de la pandemia por el Covid-19, la restricción del transporte sumado a los toques de queda, fueron situaciones difíciles de superar, pero la fuerza de voluntad la ayudó a seguir adelante por el bienestar de los niños. Estas experiencias han calado profundamente en su persona y cada vez que ve a un niño mejorar en su salud no puede evitar las lágrimas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: