EEUU: Jurado absuelve a asesino de manifestantes

El joven estadounidense Kyle Rittenhouse, quien mató con un rifle semiautomático a dos personas e hirió a una tercera durante las manifestaciones antirracistas en agosto de 2020 (cuando tenía 17 años) en el estado de Wisconsin, fue absuelto ayer viernes (19.11.2021) durante un juicio acompañado de gran expectación en Estados Unidos.

Los doce miembros del jurado declararon a Rittenhouse, de 18 años, “no culpable” de las cinco acusaciones que pesaban en su contra, entre los que figuraban homicidio intencionado en primer grado e intento de homicidio intencionado en primer grado.

Los doce miembros del jurado exculparon al joven por unanimidad después de dos semanas de juicio ante la Corte de Circuito del condado de Kenosha (Wisconsin).

El propio Rittenhouse testificó durante el proceso para defender entre lágrimas que esa noche fatídica en Kenosha (Wisconsin) actuó en defensa propia cuando disparó contra tres manifestantes, dos de los cuales fallecieron, Anthony Huber, de 26 años, y Joseph Rosenbaum, de 36.

Este se portó, según los testimonios de los testigos, de forma “hiperagresiva” durante los altercados, retó a varios contra  manifestantes a dispararle y amenazó a Rittenhouse con matarle. Su novia declaró que recibía medicación por un trastorno bipolar.

La Fiscalía ha tratado de demostrar que las acciones de Rittenhouse constituyeron un homicidio y ha caracterizado al joven como un “justiciero adolescente” que viajó de Illinois a Kenosha con un rifle semiautomático AR-15 para unirse a otras personas armadas que se veían como guardianes de los comercios locales.

El caso contra el joven ha suscitado grandes divisiones en la sociedad estadounidense y ha instigado un debate nacional sobre el hecho de que los ciudadanos se tomen la justicia por su mano, el derecho a portar armas y la definición de defensa propia.

Tras este veredicto exculpatorio existe el temor de que estallen nuevos disturbios en Kenosha, donde el gobernador de Wisconsin, Tony Evers, activó esta semana a 500 miembros de la Guardia Nacional -un cuerpo reservista- por si hay altercados.

Rittenhouse se ha convertido en un símbolo para los seguidores de Donald Trump, que lo ven como un joven de bien que acudió a Kenosha para pacificar la zona y proporcionar ayuda médica, en respuesta a las protestas raciales, que a veces derivaron en altercados, en varias ciudades estadounidenses en 2020.

El entonces presidente dijo que el joven había sido “atacado muy violentamente”. Sus partidarios recaudaron dos millones de dólares para sufragar su defensa legal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: