ENDEAVOUR: LA NUEVA ODISEA EN EL ESPACIO

ENDEAVOUR: LA NUEVA ODISEA EN EL ESPACIO

Después de un exitoso lanzamiento en órbita, la nave espacial Dragon Endeavour de SpaceX ha atracado con éxito en la Estación Espacial Internacional.

 La cápsula lanzada el sábado en un cohete Falcon-9 desde el Centro Espacial Kennedy de Florida ascendió hasta quedar suspendida por debajo de la estación.

Una vez ahí, inició el acoplamiento para posarse en un puerto de atraque en la sección de proa.

Pese a estar a alerta, los astronautas que viajan abordo, Doug Hurley y Bob Behnken, no tuvieron que intervenir en el procedimiento.

La maniobra está diseñada para ser completamente automática.

La tripulación de la NASA ha viajado en una cápsula Dragon suministrada y operada por una compañía privada, SpaceX.

Es la primera vez en la historia del vuelo espacial humano que una empresa privada transporta a dos astronautas de la agencia espacial estadounidense.

La NASA confirmó que los ganchos exteriores habían colocado la cápsula Crew Dragon en su lugar y ofreció unas imágenes espectaculares del procedimiento.

Mientras, los astronautas comprobaban los niveles de la presión para desembarcar y unirse a la tripulación ruso-estadounidense que ya está a bordo de la EEI.

Hurley y Behnken han podido dormir en su viaje y estaban preparados para todo lo que podía pasar este domingo. Pero antes de iniciar esta aventura, llevaron a cabo lo que se ha convertido en una tradición entre la tripulación espacial de Estados Unidos: ponerle un nombre a su nave.

Esta tradición se remonta al programa de cápsulas Mercury a principios de la década de 1960.

Los dos hombres dijeron que se llamaría “nave Endeavour”.

Hurley se comunicó por radio con la Tierra y dijo: “Hemos elegido Endeavour por algunas razones: una, debido al increíble esfuerzo que la NASA, SpaceX y Estados Unidos han realizado desde el final del programa de transbordadores en 2011″.

¿POR QUÉ ENDEAVOUR”

 El transbordador Endeavour, retirado hace nueve años con el resto de la flota de la NASA, llevaba el nombre del HMS Endeavour, el barco de investigación comandado por el explorador británico James Cook en su viaje a Australia y Nueva Zelanda a fines del siglo XVIII.

“La otra razón es un poco más personal para Bob y para mí”, añadió.

“Ambos realizamos nuestras primeras misiones a bordo del transbordador Endeavour y eso significó mucho para nosotros”.

 El “esfuerzo increíble” al que Hurley hizo referencia es el esfuerzo por comercializar la órbita terrestre baja (LEO).

El objetivo es que las operaciones espaciales de rutina, que se llevan justo por encima del planeta, estén controladas por el sector privado.

Y que el transporte habitual de tripulación y carga lo gestionen empresas privadas como SpaceX, el equipo californiano fundado por el multimillonario tecnológico Elon Musk.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: