Expresar emociones ayuda a superar la tristeza de una Navidad sin el ser querido

 

Compartir con la familia, conectarse a través de las redes sociales o conversar por teléfono enfocando recuerdos gratos contribuye a liberar la pena

En esta Navidad, la melancolía puede ser el mayor sentimiento en familias que han perdido a sus seres queridos durante la pandemia por la COVID-19. Compartir las emociones y los recuerdos de manera virtual ayudará a liberar la pena, aceptar la ausencia y llenar el vacío en esta fecha importante.

Así lo señaló, Abel Sagástegui, psiquiatra del Instituto Nacional de Salud Mental (INSM) del Ministerio de Salud (Minsa), quien sostuvo que superar la pérdida de un ser querido es un proceso difícil, más aún en esta pandemia que ha generado un duelo complicado ya que muchas personas no han tenido oportunidad de despedirse, generando así sentimientos de culpa y dilatando el tiempo para su recuperación.

En ese sentido, recomendó en estas fiestas navideñas, compartir los sentimientos y canalizar las emociones idealmente con la familia, y si no se vive con ellas conectarse a través de las redes sociales o conversar por teléfono. Esto ayudará a aliviar el dolor y adaptarse al duelo.

“Enfocarnos en el recuerdo de los momentos gratos que se ha vivido con la persona que ya no nos acompaña. Podríamos, por ejemplo, realizar homenajes, fotos del recuerdo y compartirlos con las personas más cercanas a nosotros”, sostuvo.

Los niños que han sufrido la pérdida de sus padres
Sagástegui señaló que los niños siempre estarán a la expectativa de la reunión navideña; por ende, los cuidadores deben darles mucho afecto y recordar junto con ellos a la persona especial que perdieron, la unión que se tuvo, el afecto y los buenos momentos en familia.

Explicó que las pérdidas son un proceso doloroso, no hay un tiempo usual para su recuperarse, pero con el pasar de los meses la persona se irá sintiendo mejor, lo que significa que estaría aceptando la partida.

Del mismo modo, suele presentarse el sentimiento de culpa, natural en los momentos de tristeza profunda, que se irá calmando con el pasar de los días. Pero si este no calma o se agudiza es importante buscar ayuda profesional.

“El duelo normal no suele alterar las actividades de la vida diaria, salvo el inicio. Es importante aceptar nuestros límites y recordar que las cosas que han pasado no se deben a nosotros y no se pueden cambiar, y en eso se debe trabajar para superarlo.”, acotó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: