Gracias al gas natural se dejaron de emitir más de 64 millones de toneladas CO2

 

 

Este reemplaza el consumo de otros combustibles que generan partículas tóxicas y dañinas. Para seguir sumando al medio ambiente, Camisea desarrolla programas de monitoreo ambiental en Paracas y Cusco.

La electricidad, la luz y el transporte son esenciales para nuestra vida diaria, pero la forma más común de generar energía para que funcionen, a través de la quema de combustibles fósiles contaminantes, causa un impacto negativo en el medio ambiente, la salud y la economía.

Como solución para cambiar esta realidad, en el 2004 iniciaron las operaciones del gas natural de Camisea, que ha permitido la sustitución de algunos combustibles fósiles por gas natural más limpio en la matriz energética del país, logrando importantes cambios.

A nivel ambiental, ha reducido la contaminación en el transporte, la industria y, sobre todo, en la generación eléctrica. Los reportes de Macroconsult indican que en el periodo 2004-2019, se dejaron de emitir más de 64 millones de toneladas CO2, lo que equivale a más de 166 000 hectáreas de bosques húmedos amazónicos.

Energía limpia para la salud

El gas natural es considerado el más limpio de los combustibles fósiles y por ende el menos contaminante. Está compuesto principalmente por metano (CH4), por lo que su combustión produce menores cantidades de emisiones contaminantes y reemplaza el consumo de otros combustibles que generan partículas tóxicas y dañinas.

En comparación con otros recursos, el gas natural contribuye a tener aire más limpio y saludable, pues reduce entre un 40 y un 60% las emisiones de compuestos químicos y casi completamente las partículas en suspensión y el dióxido de azufre, principales causantes de los problemas respiratorios.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: