Investigadores de la UNMSM buscan preservar cactáceas peruanas en peligro de extinción

Esta iniciativa pretende acelerar el desarrollo de estas plantas para su posterior restauración en hábitat

Con la finalidad de contribuir con el cuidado de nuestra biodiversidad, la Universidad Nacional Mayor de San Marcos (UNMSM), con el apoyo de Concytec y el Banco Mundial, viene implementando diversas estrategias que permitan promover y conservar las especies de cactáceas oriundas del país que se encuentran en peligro de extinción.

Las cactáceas son conocidas en conjunto como cactus, son plantas suculentas originarias de América. El Perú junto a Bolivia, forman la segunda región más diversa de cactáceas, después de México y los Estados Unidos.

Estas plantas se distribuyen desde escasos metros a nivel del mar hasta superar los 4000 m y cumplen un rol fundamental, especialmente en ecosistemas áridos, al proveer refugio y alimentos para la vida silvestre. Sus flores y formas variadas son muy apreciadas por los cultivadores alrededor del mundo, razón por la cual genera una gran demanda a nivel mundial, es por ello, que su comercio se encuentra regulado por la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestre (CITES) y por legislación nacional para flora amenazada.

Asimismo, las adaptaciones de los cactus a diversos ambientes de accidentada topografía, temperaturas extremas y escasos recursos les confieren a algunas especies distribución restringida y crecimiento lento, además, sus poblaciones se ven reducidas a lo largo del tiempo por el cambio de uso de suelo: urbanizaciones, agricultura intensiva, extracción de minerales, entre otros.

Por este motivo, la iniciativa que promueve la UNMSM inicia obteniendo información de línea base para identificar aquellas especies más susceptibles, de acuerdo a sus características y distribución, asimismo, se realizaron visitas a campo en diferentes regiones del Perú para evaluar el estado de conservación de las poblaciones y colectar semillas para su propagación, salvaguardando el suministro de semillas en el ecosistema, y en cumplimiento estricto de los compromisos establecidos en las autorizaciones provistas por el Servicio Nacional de Flora y Fauna Silvestre (SERFOR).

“Actualmente, en el Centro de Propagación localizado en el Museo de Historia Natural, autorizado por la Administración Técnica Forestal y de Fauna Silvestre (ATFFS), nos encargamos de procesar las muestras colectadas en campo y establecer protocolos para su inclusión en el banco de semillas. De igual manera, desarrollamos estudios filogenéticos y de diversidad genética en paralelo a la aplicación de tecnología para acelerar el desarrollo de plantas saludables en menor tiempo, para su posterior restauración en hábitat”, señaló Mónica Arakaki Makishi, investigadora principal del proyecto.

También precisó que en esta última etapa se está evaluando los medios necesarios para difundir la información generada y reforzar el trabajo colaborativo con instituciones y grupos de investigación situados en áreas ricas en cactáceas para que la comunidad pueda conocer y valorar las especies, y se involucre en su conservación.

“Nuestro país cuenta con unas 250 especies y subespecies de cactáceas por ello este trabajo contribuirá con nuestra amplia diversidad biológica», enfatizó.

Para la ejecución de esta iniciativa, la UNMSM recibió un financiamiento por parte del Concytec, en convenio con el Banco Mundial, a través de su unidad ejecutora Fondecyt.

Mayor información: +51 986 658 260 / +51 9962 49 528

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: