La NASA y sus planes de volver a la Luna 50 años después: estas son sus razones

50 años después del último vuelo ApoloEstados Unidos se apresta a lanzar la primera misión de Artemis, su nuevo programa para regresar a la Luna. Pero, ¿por qué repetir lo que ya se hizo?

Las críticas aumentaron en los últimos años, por ejemplo, de parte de Michael Collins, miembro del Apolo 11, la primera misión tripulada a la Luna, quien acusó a la NASA de no pensar lo suficientemente en grande al no apuntar directamente a Marte.

Pero para la agencia espacial estadounidense, la Luna es imprescindible antes de un viaje al planeta rojo. Estos son sus principales argumentos.

La NASA probará nuevos equipos

La NASA quiere probar en la Luna las tecnologías que le permitirán evolucionar en Marte.

En efecto, debe poner a prueba los nuevos trajes para caminatas espaciales, cuyo diseño fue confiado a la empresa Axiom Space para la primera misión que tocará suelo lunar en 2025, como muy pronto.

Ilustración de dos astronautas en la Luna vistiendo los trajes espaciales de Axiom Space.
Ilustración de dos astronautas en la Luna vistiendo los trajes espaciales de Axiom Space. | Fuente: NASA

Otras necesidades incluyen vehículos (presurizados o no) para el desplazamiento de los astronautas, así como viviendas.

Finalmente, para el acceso sostenible a una fuente de energía, la NASA está trabajando en el desarrollo de sistemas portátiles de fisión nuclear.

Resolver cualquier eventual problema será mucho más fácil en la Luna, a solo unos días de distancia de la Tierra, que en Marte, al que se tarda varios meses en llegar.

No es solo ir a la Luna, es aprender a vivir lejos de la Tierra

La NASA quiere establecer una presencia humana sostenible en la Luna, con misiones que duren varias semanas, y no unos pocos días como en el programa Apolo. El objetivo: comprender mejor cómo vivir y trabajar en el espacio profundo.

La radiación espacial representa una amenaza real para la salud, y es más intensa en la Luna que en la Estación Espacial Internacional (ISS), situada mil veces más cerca de la Tierra y, por tanto, todavía parcialmente protegida por su campo magnético.

Desde la primera misión Artemis, se planean experimentos para estudiar el impacto de esta radiación en los organismos vivos, y para evaluar la eficacia de una chaqueta antirradiación.

Además, la NASA quiere aprender a utilizar los recursos disponibles en el lugar. En concreto, aprovechar el agua en forma de hielo, cuya existencia se ha confirmado en el Polo Sur de la Luna, y que podría transformarse en combustible (el agua está formada por oxígeno e hidrógeno, que utilizan los cohetes).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: