Actualidad Nacionales

Las autoridades del país deben «tomar la decisión» de erradicar los remanentes terroristas, dice héroe del VRAEM

El mayor (r) del Ejército Peruano José Luis Casas Carrión quien encabezó la Operación Libertad el 14 de abril del 2012, en el Cusco, exhortó este sábado a las altas autoridades del país tomar la decisión de erradicar a los remanentes terroristas aliados al narcotráfico en el Valle de los Ríos Apurímac, Ene y Mantaro (VRAEM).

En Ampliación de Noticias, José Luis Casas Carrión, héroe del VRAEM, recordó que el enfrentamiento con la columna con los terroristas, donde la explosión de una mina ocasionó que perdiera la pierna izquierda, dejó como lección al Gobierno «no desatender esas zonas tan vulnerables y tan en extrema pobreza».

«Por labores de inteligencia hay un Comando Operacional en el VRAEM y el Comando Conjunto que están haciendo una excelente labor, me parece que el año pasado han dado un golpe muy duro, creo que es cuestión de tiempo (…) pero lamentablemente esto pasa por una decisión ya política. Creo que desde las más altas autoridades del país se debe tomar la decisión de erradicar estos pequeños remanentes que quedan y son aliados al narcotráfico», dijo.

José Luis Casas Carrión explicó que parte de la población del VRAEM colabora con el narcotráfico en los laboratorios de Pasta Básica de Cocaína (PBC) ante la falta de alternativas por parte del Gobierno. Sostuvo que el narcotráfico apoya al camarada ‘José’, cabecilla de los remanentes en la zona. «El Estado entró en varias oportunidades para dar los cultivos alternativos y programa sociales pero es insuficiente, es por eso que el terrorismo y el narcotráfico se unen», aclaró.

«Perdieron las piernas en ese momento»

El 14 de abril del 2012 el operativo Libertad permitió recuperar con vida a 36 trabajadores de Camisea que se encontraban como rehenes del narcoterrorismo en la selva del Cusco. Según recuerda el mayor (r) EP José Luis Casas Carrión, el secuestro producido el 9 de abril por el ‘Camarada Gabriel’ trajo como consecuencia varios enfrentamientos con las fuerzas del orden.

Afirmó que la madrugada de ese día terroristas liberan a los trabajadores y las fuerzas del orden reciben la orden de destruir el helicóptero, que había sido derribado por los terroristas habían ocasionado la muerte de la copilota de la nave, Mayor PNP Nancy Flores. Además, señaló que en ese momento se buscaba el cuerpo del suboficial PNP César Vilca tras el hallazgo del cadáver del suboficial PNP Lander Tamani y luego de la aparición con vida del suboficial PNP Luis Astuquillca.

«Es cuando empezamos el repliegue hacia una zona segura para poder evacuar, los terroristas también saben hacer la guerra como nosotros, hacen la guerra de guerrillas, la zona la tenían ya dominada porque habían hecho una operación de engaño porque nosotros nos encontrábamos en el Vraem haciendo una operación cerco para hallar al camarada ‘José’ y al camarada ‘Raúl’, es ahí que secuestran a los trabajadores y nos sacan de la zona para ir a Kepashiato. En esta nueva zona de operaciones no había bases contraterroristas, que habían sido descuidadas por gobiernos anteriores (…) cuando estábamos saliendo, aproximadametne una hora que estábamos caminando, ahí recibimos una explosión de casi 200 metros de cargas artesanales activadas en las alturas por un sistema eléctrico que no pudo ser detectado por los detectores de minas, que tenían artefactos plásticos», relató.

El mayor (r) EP José Luis Casas Carrión lamentó que la explosión causó que 11 militares de su patrulla resultaran con alguna afectación, lo que luego ocasionó la muerte de dos de ellos: los suboficiales EP Constantino Ramos Beteta y Juan Navarro Calle.

«Nueve quedamos heridos, entre ellos el que habla. Yo a consecuencia de esta emboscada en un primer momento se vio afectado mi talón, posteriormente pierdo la pierna izquierda, compañeros perdieron las piernas en ese momento. Logramos sobrevivir, logramos recomponernos y salir de la zona con el apoyo de las patrullas que estaban con nosotros pero más adelante», relató.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X