“LOS DELITOS TRAS EL ESCÁNDALO DE LAS VACUNAS”

“LOS DELITOS TRAS EL ESCÁNDALO DE LAS VACUNAS”

 

Los resultados del informe preliminar sobre la eficacia de las vacunas chinas constituyen un hecho de suma gravedad porque atentan contra la salud pública, al estar aplicando vacunas que son inocuas porque además algunos de los inoculados de primera línea, han fallecido por Covid- 19, significando ello, que en vez de prevenir, se aceleró la infección.

La responsabilidad de Martín Vizcarra Cornejo, y de su reemplazante, Francisco Sagasti, los conduce por estos hechos de lesa humanidad a ser procesados en la Corte de Roma por el delito de Genocidio.  

Julio Ubillus, fue procurador en el Congreso de la República.

Este es uno de los crímenes más graves en el derecho penal internacional, puesto que no solamente son matanzas, lesiones graves, sino que también abarca un daño parcial significativo a un grupo de personas.

Su tipicidad original de estos delitos de lesa humanidad, fueron definidos por el Jurista Polaco Rafael Lenkin; pero a la fecha se ha ampliado su interpretación para proteger a las poblaciones mundiales, cuando son por temas políticos, raciales o religiosos; pero el régimen de Vizcarra y su continuación con Sagasti, probablemente le agregue como móvil el peor de todos, la corrupción que está llevando a morir a más de 100 peruanos en forma diaria por las nefastas decisiones políticas para concretar la ilegal y peligrosa compra de las discutidas vacunas chinas.

Esta actitud criminal implica una infracción a la Constitución en los capítulos de los derechos sociales en los artículos 7 y 9, protección de la salud y las políticas nacionales para hacerlo efectivo; Declaración Universal de los Derechos Humanos, la Convención Americana de los Derechos Humanos; actividad delictiva que se encuentra penada en el Estatuto de Roma de 1998 y el Código Penal peruano, en su artículo 319.

Sin lugar a dudas, con el dolo de hacer efectivo algún beneficio de la adquisición de estas vacunas inocuas, pagaron por adelantado, festinaron protocolos, ocultaron medios probatorios; justificando su accionar en actos administrativos con falsedad genérica para sorprender a la población, recordemos a la ex ministra Mazzeti, cuando se le preguntaba por los contratos de adquisición, ella comentaba ¨son reservados¨, a su torno el actual Ministro de RREE Alan Wagner Tizón, agregó que el tema con la China ¨hay que discutirlo con cuidado.¨

En este Genocidio, existe concurso real de delitos contra la salud pública, diseminar epidemias, probables colusiones agravadas, estafas, fe pública, falsedad genérica y otras figuras que emergerán de las investigaciones; siendo los autores en primera línea, los dos presidentes Vizcarra y Sagasti, sus respectivos Consejos de Ministros, el Directorio de DIGEMID, por haber autorizado la aplicación de los fármacos antes que se concluya con la eficacia de la tercera etapa.

Como si fuera poco, a sabiendas de lo inservible de éstas vacunas, estamos frente a una versión de los delitos continuados, perjudicando a cientos de miles de ciudadanos que exigen el respeto de su derecho constitucional a la vida, la salud y el bienestar.

La prensa que alentó y protegió estos hechos indirectamente, cuyos directores y familiares fueron beneficiados con la vacuna, tienen también las condiciones de cómplices al sorprender a la opinión pública desde sus respectivas ediciones.  

Este estado de calamidad que estamos enfrentando, se le debe exigir al actual Presidente de la República un Mensaje a la Nación para que explique en forma clara y meridiana, lo sucedido, dentro de sus facultades, suspender de inmediato las vacunaciones que se estén realizando, el cambio de los ministros involucrados; y la adquisición inmediata a cualquier costo, de las vacunas norteamericanas, europeas y rusas, para evitar que día a día, sigan muriendo peruanos, evitando que se sigan contagiando a diario.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.