LOS POBRES Y LOS POLÍTICOS

LOS POBRES Y LOS POLÍTICOS

DESDE MI ESQUINA

Por César Véliz Mendoza

 

Vizcarra cerró el Congreso, elegido por cinco años, porque no era de su agrado, debilitando así la moral del pueblo, más todavía al afirmar que lucharía contra la corrupción, pero su entorno palaciego demostró lo contrario. Ahora, algunos políticos fabricados a última hora, recién afiliados en busca de votos, ofrecen más burocracia con la reforma de pensiones. Ahora, vacancia ¿Negocio político?

Lamentable esto ocurre en medio del efecto devastador de la pandemia que ha debilitado la moral, la salud y la economía de la gente humilde sin trabajo, sin una moneada para comprar un pan que el hijo reclama en una mesa vacía.

Hemos visto al pobre implorar su ingreso a un hospital para no morir víctima del virus, o de hambre, y toparse con que no había una cama y menos un balón de oxígeno, mientras algunos políticos se desplazaban en confortables autos en busca de show en la TV y proclamar que “están con el pueblo y la culpa de todo es el modelo económico, la Constitución” Mentira.

Improvisados, sin ideología, creen que una nueva Constitución, por arte de magia, los hará menos corruptos, más honestos y generosos con los pobres. Creen que con agresividad pueden convencer. Si no han obsequiado una mascarilla a un anciano menos pueden concretar leyes que beneficien al país.  

Hace falta solidaridad. Recuerdo mi hijo siendo pequeño se quitó la casaca y se la entregó a un niño, quien con poca ropa, vendía periódicos en la calle ¿Algo parecido costaría mucho a un congresista o una primera dama? Mientras tanto, Vizcarra insiste en que lo quieren vacar los que buscan postergar las elecciones ¿Y las acusaciones de corrupción?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: