Manuel Romero Caro opina sobre la situación actual de la ONPE y la JNE

Hay 2 grandes “mundos” a tener en cuenta, que son distintos entre sí.
El primer “mundo” se llama “Actas cuyo cómputo ha sido detenido en la ONPE”, o más fácil para esta explicación “ACTAS DETENIDAS EN LA ONPE”.
El segundo “mundo” se llama “Actas en relación a las cuales se ha solicitado nulidad”, o más fácil para esta explicación “ACTAS CON PEDIDO DE NULIDAD”.
Para el primer mundo, es decir “ACTAS DETENIDAS EN LA ONPE”, se trata de actas que todavía no entran al cómputo porque han tenido alguna observación, de forma que conforme se van resolviendo las observaciones, las actas pasan a ser computadas (y las que no pasan la observación no se computan).

Estas observaciones que generan las “ACTAS DETENIDAS EN LA ONPE” pueden agruparse en 6 categorías: (i) actas con votos impugnados, (ii) actas con error material, (iii) actas con ilegibilidad, (iv) actas incompletas, (v) actas sin firma, y (vi) actas con más de 1 tipo de observación.
De estas 6 categorías, las que están en los números “(ii)” al “(vi)” se presentan principalmente cuando el acta llega a la ONPE y el digitador observa alguna de estas situaciones.
Para la categoría que está en el número “(i)”, se trata de la impugnación a un voto que hizo cualquiera de los personeros cuando los votos se contaron el día de la elección y al final de la jornada, y sobre la forma en la que se marcó la “X” en la cédula de votación.

El efecto práctico es que en cualquiera de estas situaciones, el cómputo del acta se detiene hasta que no se resuelva la observación. Es decir, si la observación se resuelve favorablemente, entonces el acta pasa a ser computada, y si no se resuelve favorablemente, entonces no entra al cómputo; para el caso de las actas con votos impugnados esto funciona diferente, porque no se computa ese voto (si es que no pasa la evaluación) pero el resto de votos sí se computa.
De manera referencial, la mitad de las actas “ACTAS DETENIDAS EN LA ONPE” corresponden a impugnaciones que hicieron los personeros del lápiz el día de la elección contra cómo se marcaron algunos votos en la cédula (naturalmente, lo hicieron en actas en los que la K les ganaba abrumadoramente); por esta razón es que cuando estas “ACTAS DETENIDAS EN LA ONPE” están volviendo al cómputo es que la diferencia entre ambos candidatos se está acortando.
Luego de que termine el tratamiento de todas las “ACTAS DETENIDAS EN LA ONPE”, tratamiento que puede acabar con las actas yendo al cómputo o quedando definitivamente fuera del cómputo, se tendrá un resultado.
Si es que no se hubieran pedido las nulidades (que se explicarán a continuación) ese resultado sería el resultado final y definitivo (pero como se han pedido las nulidades, no se le puede considerar como final y definitivo).

Hasta aquí la explicación de las “ACTAS DETENIDAS EN LA ONPE”.

Ahora se pasa a la explicación de las “ACTAS CON PEDIDO DE NULIDAD”.

Las “ACTAS CON PEDIDO DE NULIDAD” buscan que ciertas actas que ya fueron computadas por la ONPE, sean sacadas del cómputo porque tienen una característica que hace que no se les pueda considerar en el cómputo. Es decir, son actas que cuando llegaron a la ONPE, fueron encontradas conformes, pero en realidad no lo serían.
Entre las razones que se contemplan para las “ACTAS CON PEDIDO DE NULIDAD” están las siguientes: (i) falsificación de firmas miembros de mesa, (ii) falsificación de resultados de mesa
(iii) miembros de mesa con los 2 apellidos, (iv) invalidación por sumas erradas, (v) invalidación por datos errados / faltantes.

Las “ACTAS CON PEDIDO DE NULIDAD” tienen que pasar por un proceso legal, que para decirlo de forma sencilla, es como una “batalla legal” entre la K y el lápiz para ver si son nulas o no.
Esta “batalla legal”, como toda batalla, tiene posibilidades de éxito; dichas posibilidades, como toda posibilidad, puede ser objeto de una medición.

De esta manera, lo que se tiene que hacer en este momento es medir las posibilidades de éxito de esa batalla legal, de forma que se pueda calcular qué tantas actas podrán anularse según el pedido de cada partido y por tanto ser sacadas del cómputo ya llevado a cabo.

Siendo esto así, si respecto de las “ACTAS CON PEDIDO DE NULIDAD” se acoge la nulidad solicitada para cada acta, entonces el número de votos de esa acta será retirado del cómputo ya llevado a cabo. Lógicamente, esa acta le restará votos a los 2 candidatos, pero más votos a uno que al otro. Por ejemplo, en las nulidades que ha solicitado la K, a la K se le quitarán votos, pero más votos se le quitarán al lápiz, y esto tendrá como efecto que la diferencia sea en beneficio de la K.

El efecto de que se acojan los pedidos de nulidad para la “ACTAS CON PEDIDO DE NULIDAD”, es que al retirar del cómputo general actas en las que el partido opuesto tuvo más votos que el partido que solicita la nulidad, entonces el resultado generado cuando se acaben de contar las “ACTAS DETENIDAS EN LA ONPE” irá cambiando, para reducirse e inclusive revertirse en favor del otro candidato.
Por esta razón, en este momento hay que concentrarse en esa “batalla legal” para poder ver cuál será el resultado, por que según ese resultado se retirarán actas que ya han sido computadas y de esa forma el resultado luego de terminar con las “ACTAS DETENIDAS EN LA ONPE” podrá variar en favor de uno u otro candidato.

Como conclusión final: el resultado que arroje el cómputo de las “ACTAS DETENIDAS EN LA ONPE” se modificará según se vayan acogiendo y dando la razón a las “ACTAS CON PEDIDO DE NULIDAD”, y esa modificación inclusive puede llegar a revertir el resultado actual (que es a favor del lápiz) para que sea en beneficio de la K.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: