MIGRANTES VENEZOLANOS USAN RUTAS CLANDESTINAS PARA ENTRAR A PERÚ

 

 

El Gobernador insiste en que son delincuentes avezados y exige al gobierno de Sagasti disponer medidas permanentes e impedir que sujetos sigan cruzando por el río Zarumilla.
El drama de los migrantes venezolanos golpea Tumbes
El gobernador regional de Tumbes,  Wilmer Dios, reiteró al Gobierno central no descuidar la frontera con Ecuador, donde hay “miles de venezolanos esperando que se descuiden las  autoridades para ingresar al Perú por rutas clandestinas”.
La autoridad dijo que los operativos de resguardo de frontera se mantienen en la zona y que van a continuar, lo que impide que continúen  ingresando los extranjeros, muchos de ellos de alta peligrosidad o infectados por el Covid-19.
“Los que no han ingresado a territorio nacional, en su mayoría venezolanos, no han retornado a su país. Muy por el contrario, ellos están a la espera que bajemos la guardia para poder ingresar. Por eso se ha dicho que los operativos deben ser más intensos inclusive”, manifestó la autoridad.
Wilmer Dios se mostró preocupado por la situación de incertidumbre que se vive en su región a consecuencia de la pandemia, por lo que invocó a la población a insistir en las medidas de protección, y no confiarse solo en la vacuna.
“Estamos en una situación de incertidumbre, y eso es duro, pero tenemos que tenerlo claro. Todos tenemos que saber que nuestra situación puede cambiar en cualquier momento, lo hemos dicho en esta época en que hemos pasado de baja transmisión y, efectivamente, ya estamos cambiando y en este momento ya el sistema de salud está recibiendo más pacientes. Estamos viendo que estamos pasando de un rebrote a un momento en el cual la cantidad de casos ya asciende muy rápidamente. Estamos en una segunda ola. Estamos en incertidumbre”, afirmó.

Por el río Zarumilla

Autoridades y pobladores asentados en la frontera denunciaron que el río Zarumilla se ha convertido en nuevo punto de ingreso de extranjeros, que lo surcan  en  pequeños botes e ingresan por las localidades de Uña de Gato, Papayal, Matapalo, en Tumbes.
Una fuente policial comentó que las canoas serían alquiladas por ciudadanos ecuatorianos “que no quieren que los extranjeros permanezcan en sus  pueblos por ser autores de delitos o robos de animales y atacar a los agricultores porque no les dan ‘comida’ o’ propina’”.
Los delincuentes buscan  llegar al Perú “con el fin de formar bandas criminales y sembrar el terror en los distritos que eligen por considerar que las autoridades y las leyes son más permisibles”, comentó un oficial a cargo de uno de los contingentes de control.
La situación se torna preocupante no solo por los habitantes de decenas de pueblos y ciudades del norte.
El sábado quince venezolanos fueron captados en momentos que amenazaban con cuchillos al chófer de un camión e incluso destruían la carrocería, debido a que no quiso trasladarlos.
El hecho ocurrió en la carretera Panamericana Norte de la urbanización Santa Rosa, en Sullana. En las imágenes se ve cuando los delincuentes armados con cuchillos y machetes interceptaron el camión color rojo, frente al terminal terrestre a Lima,  amenazaron al conductor.
Vecinos del lugar dijeron que cerca de dicho lugar, en la intercesión de la carretera Panamericana Norte con San Hilarión, “se reúnen gran cantidad de venezolanos, que amenazan con cuchillos y machetes a los conductores de camiones y tráiler, solo por el hecho que no los quieren llevar a bordo a otras ciudades”.
Como se recuerda, la semana pasada, un venezolano identificado como Manuel Alexander Méndez Camacho (20) murió al caer y ser arrollado por un camión, cuando junto a otros de sus compatriotas, trepaban el vehículo en marcha en la Panamericana Norte, a pocos metros del terminal a Lima.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: