“NUEVOS VIENTOS EN LA ONPE”

En mi columna del domingo pasado denuncié la tramitología kafkiana de la ONPE que ha conducido a que, más de 12 meses después de haber solicitado el fraccionamiento de una multa exorbitante y abusiva, Perú Nación no obtenga aún una respuesta la misma que, hace poco más de una semana, se nos informó que está en manos de la “Alta Dirección”.

En estos siete días transcurridos desde dicha denuncia no ha habido respuesta alguna por parte de la “Alta Dirección” de la ONPE cuyo Jefe (i) felizmente ha sido reemplazado por un funcionario de carrera del RENIEC que esperamos, sin politización ni sesgos personalistas, empiece a conducir dicho importante organismo por la recta senda de la imparcialidad y la apertura después del oscurantismo que lo ha caracterizado en los últimos tiempos.

Esa misión es de extremada importancia en el curso de un proceso electoral como el que se encuentra en curso que tiene características excepcionales y que requiere que los funcionarios de las diferentes instituciones que lo regulan actúen con absoluta objetividad aplicando la ley ,dentro del marco constitucional, sin excesos ni arbitrariedades como las que se percibieron durante los últimos comicios en los que decenas de candidatos fueron eliminados por una interpretación restrictiva y absurda que no permitió enmendar errores puntuales en sus declaraciones juradas.

La misión del nuevo Jefe de la ONPE comienza por la agilización de los procesos administrativos que, como he podido percibir,son de una lentitud,repito,kafkiana perjudicando la velocidad y transparencia que deben tener y generando serias dudas no sòlo sobre la idoneidad de los funcionarios sino también sobre la posibilidad de la existencia de segundas e inconfesables intenciones.

Desde que en la Mesa del Diálogo de la Organizaciòn de Estados Americanos (OEA) aprobamos la ley electoral hace unos 20 años,mucha agua ha corrido bajo los puentes provocando una extendida burocratizaciòn del sistema bajo una farragosa legislaciòn reglamentarista que debe ser ciertamente modificada y que,inclusive,lleva a interpretaciones contradictorias por parte de los propios actores.

Espero que ahora corran nuevos vientos en la ONPE: el país lo necesita.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: