PERSPECTIVA NEGATIVA DE LA ECONOMÍA TRASCIENDE AL CONGRESO

PERSPECTIVA NEGATIVA DE LA ECONOMÍA TRASCIENDE AL CONGRESO

Mucho revuelo ha generado en la prensa económica, la decisión de la calificadora Fitch & Rating (F&R) de bajar la perspectiva de la economía peruana de “estable” a “negativa”, que es una alerta que señala que podemos encaminarnos a una declasificación en el riesgo país.
César Gutiérrez, es consultor internacional en temas energéticos.

Las críticas se han enfilado hacia el Congreso de la República y las leyes que tienen impacto fiscal: devolución de aportes a la Oficina de Normalización Previsional (ONP); paso de los trabajadores del régimen del Contrato Administrativo de Servicio (CAS) a los regímenes 276 y 728, existentes, que tienen mayores derechos laborales y el pago por parte del Estado de las obligaciones que han sido sentenciadas en su contra en procesos judiciales.

Según el Consejo Fiscal; la devolución de la ONP, tiene un costo de 15,956 millones de soles (MMS/.); el cambio del régimen CAS, implica 2,000 MMS/. y el pago de causas sentenciadas, asciende a 12,472 MMS/.

La suma de todos estos conceptos totaliza 30,428 MMS/ (4.4% del PBI). Monto equivalente al Programa Reactiva I; que como es conocido no ha salido de la caja fiscal, sino que ha sido emisión del Banco Central de Reserva (BCR), esterilizada por un compromiso de devolución de los tomadores de crédito, con aval del Tesoro Público. Hago la comparación para que se tenga idea de las magnitudes:

La única forma de cubrir todos estos requerimientos tendría que hacerse con endeudamiento, el cual ya se ha elevado a cifras alarmantes. De 26.8% del PBI de diciembre del 2019, se ha llevado a 35.4% del PBI en el 2020, y el próximo año se incrementará a 38%, para equilibrar el Presupuesto General de la República; responsabilidad de la gestión en el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) de María Antonieta Alva, que hoy extiende dedo acusador al Congreso por la decisión de Fitch & Rating.

La amnesia ha afectado rápida y tempranamente a la joven exministra. Olvida que, en junio de este año, en su gestión, la deuda soberana peruana fue declasificada por la misma F&R, que la pasó de A- a BBB+. Pero no solo eso, también que el sistema bancario peruano fue cambiado de perspectiva “estable” a “negativa”, no solo por F&R, que lo hizo en abril pasado, sino también por Standar & Poor´s, que lo determinó en julio, sumándose Moody´s en septiembre.

Queda claro que hay varias vertientes por las que la economía peruana está siendo auscultada acuciosamente. Las cifras macro del Estado para el 2020 han dejado mucho que desear en la gestión de la hoy crítica ex ministra. La caída del PBI en 12%, el déficit fiscal de 10.7%, el desempleo de 15.1% en Lima Metropolitana, el crecimiento del endeudamiento en 11.2 puntos porcentuales y una caída del flujo de inversiones en 82.5%; de 8,892 MMS/. del 2019 a 1,552 MMS/. (junio 2020).

 El ministro Waldo Mendoza tiene ahora el encargo de emendar los errores cometidos en materia económica. 

El destino de la economía deteriorada y de las finanzas del endeudamiento por el facilismo, deberá ser enmendada por el nuevo titular del MEF, Waldo Mendoza, quien ha iniciado su gestión con una buena respuesta de los mercados financieros. Ante una emisión por 4,000 MMUS$, a fines de noviembre pasado, la demanda fue de 3.75 la oferta; señal que a pesar de todo lo acaecido todavía hay credibilidad en nuestro futuro.

Para la recuperación, el gobierno tiene que bregar en el terreno político para que las mineras aprovechen la recuperación de los precios del cobre y oro; mientras que en el terreno judicial deberá litigar para evitar incrementos presupuestales que impliquen más deuda.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: