Rescatan a 15 jirafas que vivían en un cobertizo, sin luz del sol y rodeadas de heces

Después de varias acusaciones de defensores de los derechos animales, la Policía de Brasil se movilizó al resort ubicado en el litoral de Río de Janeiro. La visita concluyó con dos personas detenidas por maltrato animal y con 15 jirafas rescatadas. Además, tres ejemplares fallecieron en enero.

En noviembre del año pasado, 18 jirafas llegaron en avión al gigante sudamericano desde la ciudad de Johanesburgo, Sudáfrica, en la que se consideró la mayor importación de estos animales a Brasil.

Su nuevo hogar era Bioparque, un zoológico en Río de Janeiro, pero fueron trasladadas en camiones hasta el resort Sarafi Portobello, en el municipio de Mangaratiba, para pasar la cuarentena. Sin embargo, su estadía se prolongó más de lo calculado.

En tanto, el ambientalista Márcio Augelli denunció que estas estaban confinadas en un cobertizo con “una limpieza precaria y sin luz del sol”. Según precisó, le llegaron informaciones de que vivían en un ambiente insalubre, con heces y orina esparcidas por el suelo.

La Policía empezó una investigación y se trasladó, junto a un equipo del Instituto brasileño del Medio Ambiente y Recursos Naturales (IBAMA), hasta el lugar para recopilar información y declaraciones.

En una nota, las autoridades comunicaron que los animales han sido entregados a IBAMA, mientras la Fiscalía investiga si la importación se realizó de acuerdo con los reglamentos brasileños y mundiales.

Por su parte, Bioparque rechaza los maltratos y asegura que las denuncias en su contra son injustificadas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: