Salud e Innovación

Dr.  GIUSSEPE MARTIN REYNA COTRINA

El contagio de SARS-CoV-2 y la adecuada ventilación

Entender cómo se contagia el nuevo coronavirus hasta el día de hoy es un desafío, como también lo es que la Organización Mundial de la Salud acepte cómo es la dinámica del contagio. Se ha establecido que para controlar el contagio, el distanciamiento físico, el uso de mascarillas y el lavado de manos son los métodos más efectivos.  Sin embargo, hay que considerar que si ocurre una reunión familiar en un lugar cerrado las mascarillas no podrían ser tan efectivas como barrera física, hay que considerar que el COVID-19 se contagia por el aire, y se debe tener muy en cuenta esta dinámica. Algo muy importante a considerar es la carga viral del ambiente donde se realiza la reunión, además, considerar espacios cerrados como restaurantes, bares, los buses del transporte público y hasta un aula de clase.

Figura 1. Cantidad de partículas respiratorias expulsadas al hablar o cantar (El País, 2020)

Los aerosoles infectan fácilmente en lugares pequeños donde hay personas y hacinamiento, esto producto de una mala ventilación, felizmente el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos que marca la estrategia sanitaria ha reconocido recientemente esta afirmación centrada en el contagio por aerosoles. De manera contrapuesta la OMS sigue manteniendo su posición, afirmando que no hay evidencias firmes sobre el contagio del COVID-19, esto hace que los países en el mundo aborden y den recomendaciones diferentes para frenar al SARS-CoV-2.

El uso de mascarillas sirve en definitiva para evitar las gotículas y disminuir la transmisión por aerosoles. Es por ello que necesitamos plantear lo siguiente: en interiores, la distancia física de dos metros podría no ser suficiente para evitar los contagios, se necesita, además, que mantengamos una adecuada ventilación, no simplemente abrir las ventanas por 5 minutos, sino que necesariamente la ventilación debe ser sostenida donde exista aglomeración de personas o impulsar actividades al aire libre.

 

En el caso de los centros educativos y ante las declaraciones del Ministro de Salud de que el próximo año todas las clases serán presenciales, se deberá mantener la ventilación en todo momento, para evitar los “supercontagios”, ya que un aula no solamente es usada por una sola materia, sino que puede ser ocupada por otras personas y estudiantes.

En el caso de que uno tenga que hacer uso del transporte público, adicional a usar mascarillas y protectores faciales se debe evitar conversar para no generar aerosoles, los gobiernos deben concientizar a la población sobre esta vía de contagio, además, en todo momento se deberá abrir las ventanas para evitar la saturación del aire. También, tomar precaución en el hogar ya que según el científico José Luis Jimenez, algunas personas exhalan hasta 10 veces más aerosoles al hablar, se debe evitar hablar en voz alta para evitar eliminar partículas infecciosas (Figura 1).

Las afirmaciones ya descritas hacen que, en gimnasios, a pesar de usar mascarilla, se debe tener mayor ventilación en ese tipo de ambientes, ya que al hacer ejercicio se exhala más aire y se genera mayor cantidad de gotas y aerosoles.

 

A manera de conclusión, pese a que la OMS no ha aceptado aún la vía de contagio por aerosoles, se debe de considerar que este proceso tiene una dinámica diferente y genera contagios, incluso si las personas mantienen distanciamiento físico y usan mascarillas. Adicional a las medidas antes mencionadas, es necesario mantener los lugares “siempre ventilados” para evitar los supercontagios, ante la apertura y reinicio de actividades económicas.

A %d blogueros les gusta esto: