Sentencia contra dirigentes ronderos surgieron de pugnas internas

 

 

El abogado de las Rondas Urbanas de Cajamarca Ronald Ortiz, afirmó que la denuncia por secuestro que ha llevado a los dirigentes Fernando Chiquilín, Segundo Celis y Juan Carlos Guevara a ser sentenciado a 30 años de prisión efectiva y al pago de una reparación de s/.10 mil por el delito de secuestro agravado esto fue posible gracias a los testimonios de los propios integrantes de las rondas que lidera un enemigo declarado de Chuquilín Ramos.

Se confirmó que, durante el proceso judicial, fue Carlos Alberto Torres Ojeda, secretario de organización de la ronda urbana de Cajamarca, la cual lidera Justo Vargas, quien, en su condición de testigo de la parte acusadora, afirmó que vio los hechos que confirman el ilícito de secuestro de Felizardo Terán, ocurrido el 29 de abril de 2018.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: