TORMENTA DE IDEAS

Jorge Zevallos – Quiñones Pita

 

      El Factor Lezcano

Tiene un plan de gobierno aún deficiente. Pretende cambiar la buena constitución política que tenemos. Fragmentos de su discurso preocupan a economistas y empresarios. Buena parte de la casta política limeña no lo quiere, incluyendo a facciones de su propio partido político. Sin embargo, el puneño Yonhy Lezcano Ancieta sigue despuntándose en su camino a la presidencia del Perú, uno de los trabajos más difíciles e ingratos que se conozcan en nuestro planeta. Esbozaremos las probables razones de este singular designio popular.

1)No es corrupto ni tiene acusación alguna de corrupción. Esta lacra que azota a nuestro país desde hace décadas, no ha manchado al candidato de Acción Popular. Por el contrario, su memorable trabajo parlamentario siempre ha sido una llama viva contra las cosas ilegales y sucias nacidas de la misma política partidaria y los lobbies y concertaciones non sanctas de algunos empresarios. Tuvo una lucha a muerte contra el fujimorismo y el aprismo por este tema y la mejor muestra es la saga de videos aleccionadores que circulan en las redes. En otras palabras, no necesita prometer lo que ya ha hecho.

2) Su lado sureño-puneño le da un cariz reivindicativo y un toque diferente frente a los candidatos a los que enfrenta. De alguna manera, Lezcano representa a los extremos del Perú con ciudades donde la mano del estado demora mucho en llegar, justificada por un centralismo fijado en la propia constitución del Perú. Para muestra, Iquitos y la envidia de ver lo bien que se vive en el lado brasileño o Tumbes y Puno, cuya principal mano de obra e inversión proviene insólitamente del contrabando. Hay que destacar que Rufino Echenique, Miguel San Román, Manuel Costas –puneños de nacimiento- gobernaron el Perú alguna vez por lo que no sería novedad que un hijo de esa emblemática tierra se ponga el fajín presidencial.

3) No es fruto de esta etapa políticamente mediática y sensacionalista que está gobernando el mundo, plagada de nacionalismo, populismo y confrontación, tampoco observamos a un empresario emergente que gobernará coyunturalmente el país para coronar con broche de oro su exitosa vida. Yonhy Lezcano es militante de un viejo partido político formado en las calles que cumple con tres requisitos básicos: continuidad, pues existe desde los años cincuenta del siglo XX; lucha por la democracia, enfrentamiento con las dictaduras y largas etapas de deportación por defender el sistema democrático. Todavía se recuerda a los acciopopulistas con Fernando Belaunde Terry atrincherados en las calles de lima o las deportaciones masivas y persecuciones durante el velascato. El tercer requisito es la experiencia de gobierno.

Acción Popular ha gobernado el Perú cuatro veces, con aciertos, errores y claroscuros, incluyendo el polémico «periodo semanal» de Manuel Merino, cuando se vacó impecablemente a Martín Vizcarra, (al punto tal que este último lo aceptó).  Aquí advertimos otro fenómeno, Yonhi Lezcano ha marcado distancia con facciones otrora gravitantes de su partido. Esto es saludable y democrático pues se descartarían imposiciones y ukases, tan limeños, envueltos dentro de esa inefable «disciplina partidaria» a la peruana que terminó canibalizándose a figuras egregias de la política como don Andrés Towsend Ezcurra.

Un viejo político peruano dijo: «conversar no es pactar». Yohni Lezcano no tiene asegurada la victoria en las urnas. Rivales de fuste vienen trepando el segundo puesto y en el Perú todo puede pasar en la segunda vuelta. La política es principista pero el ejercicio del poder es realista. El peor error es sentirse la última coca cola del desierto. Desde la arena de los (las) postulantes, hay que tender puentes, encontrar coincidencias, endosar votos con responsabilidad, pensar en el bosque del Perú y no en las ramas partidarias. Yonhy Lezcano tiene que saber escuchar y saber escoger, enmendar, bajar el tono aquí, ahondar aqullá, ser coherente en el decir y en el hacer y en una hipótesis negada: saber perder.

A %d blogueros les gusta esto: