UGARTE DEBE RESPONDER POR SU NEGATIVA A RECIBIR APOYO PRIVADO

 

 

Doctor Ernesto Bustamante pide que como ministro explique al país su cambio de posición. Althaus señala que de repente se descubre que empresarios pagan menos y son más eficientes en traer y distribuir; otros ven presiones ideológicas de los aliados morados e izquierdistas de Sagasti.
El doctor Ernesto Bustamente Donayre instó al ministro de Salud, Óscar Ugarte Ubillús, a explicar por qué cambió su propuesta para que el sector privado se sume a la campaña nacional de vacunación, específicamente a la importación del antídoto contra el covid que habría permitido inmunizar con mayor rapidez a millones de peruanos.
Bustamante fue uno de los muchos profesionales del país que mostró su extrañeza por la rapidez con la que el ministro cambió de parecer, cuando pocas horas antes desde el mismo Ministerio de Salud se decía que el sector privado podría haber buscado la forma de negociar la importación de la vacuna y poner en marcha la campaña de inmunización.
“Óscar Ugarte planteó hace tres días en TV nacional que privados deben ser actores de la campaña nacional de vacunación. Pero ayer, el miércoles, dijo que no, que solo participarán dando apoyo en el transporte. Óscar, tú eres el ministro responsable del sector. Debes explicar qué cambió y por qué”sostuvo el también candidato a una curul parlamentaria por Fuerza Popular.
“Ugarte dio marcha atrás en autorizar que empresas privadas puedan importar vacunas. ¿Por qué? Si así quedaran más vacunas  para los menos pudientes. Lo que pasa es que de repente se descubre que el privado paga menos que el Estado y que es más eficiente en traer y distribuir”, dijo el analista político Jaime de Althaus Guarderas.

“Sentido común”

Las críticas alcanzaron al propio presidente de la República porque “es un tema de sentido común, en la medida que permitiría aliviar a millones de familias que con angustia ven morir asfixiados a sus seres queridos por falta de oxígeno o camas UCI”, refieren.
La exlegisladora Luz Salgado señaló en las redes sociales que “por temor a sus amigos el ministro Ugarte Ubillús no actúa con criterio. ¿No se da cuenta que es un gran ahorro para su Gobierno? ¿Que si se actúa por partida doble (el Estado más privados) avanzamos para salvar más vidas?”
El dirigente aprista Renzo Ibañez se preguntó en tono airado ¿por qué Ugarte Ubillús retrocedió? ¿Presión ideológica? Acaso, ¿no aprendimos de la gestión calamitosa de Zamora?
Un comentario que permaneció en las redes es que el ministro de Salud tiene mucho que explicar, porque la iniciativa de los privados es razonable por lo que ahora deben levantar la voz, frente a esa ‘incomprensible’ falta de criterio –o tal vez compromiso ideológico- de la administración que encabeza Sagasti Houchhausler.

“Vergüenza general”

¿Qué pretende el Gobierno, el ministro y sus aliados ideológicos del Partido Morado y la Izquierda, justificar cien mil muertes más?; es inadmisible la posición del Gobierno, es una vergüenza y un crimen porque se trata de una cuestión real de vida o muerte”.
El periodista Mario Bryce señaló que sería más fácil que los privados importen las vacunas para aliviar la responsabilidad del Estado y que más peruanos tengan la posibilidad de ser inmunizados contra el Covid-19
Ernesto Álvarez opinó que el monopolio estatal de vacunas, es inconstitucional. Hasta Alemania tiene problemas para vacunar rápido, teniendo el producto. Miles morirán por la grave vulneración al derecho a la vida y a la salud, por un esquema ideológico que viene del Ejecutivo.
No fueron pocos los que recordaron en las redes que Francisco Sagasti autorizó a los privados participar en la comercialización de vacunas y luego dio marcha atrás.
“Esto es claro, hay una fuerte presión ideológica dentro del mismo gobierno que antepone sus ideas comunistas por sobre la salud de todos”.
El legislador César Combina (APP) presentó ayer un proyecto de ley que autoriza a empresas a comprar vacunas con el fin de aplicarlas gratuitamente a sus trabajadores. Muchos comentaron en el Parlamento que “ojalá no sea demasiado tarde”. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.